Publicado: 14.12.2015 19:25 |Actualizado: 14.12.2015 19:25

Los Mossos cierran una tienda de animales en Barcelona por maltrato

El Ayuntamiento se hace cargo de 83 cachorros de perro y gato que había en el establecimiento

Publicidad
Media: 4.78
Votos: 9
Comentarios:
Tienda 'Puppies', en la calle Sant Eusebi, Barcelona.

Tienda 'Puppies', en la calle Sant Eusebi, Barcelona.

BARCELONA.- Los Mossos d'Esquadra han clausurado este lunes una tienda de perros y gatos en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona por una infracción administrativa muy grave y dos graves, tras confirmar el mal estado en que se encontraban los animales.

La tienda Puppies, gestionada por DogCatalunyaPerros, deberá cerrar durante dos años y pagar una multa de 3.363 euros, ha informado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, que ha actuado en la operación junto al Ayuntamiento de Barcelona.



La clausura del establecimiento, en el número 66 de la calle Sant Eusebi, es fruto del expediente sancionador que abrió el Govern en diversas ocasiones por infracciones de la Ley de protección de los animales, derivado de las inspecciones promovidas por el consistorio.

Durante el cierre, se han intervenido 83 cachorros —68 perros y 15 gatos—, que en adelante serán atendidos por el consistorio, después de que los informes veterinarios de los técnicos municipales señalaran el mal estado en que se encontraban los animales.

Infecciones y malnutrición

"Presentaban un desarrollo deficiente por su edad, mala nutrición, síntomas de haber sido confinados en espacios reducidos y, en muchos casos, infecciones graves y enfermedades contagiosas", ha señalado la Conselleria.

La actuación, que ha comportado la retirada del Libro de registro de núcleos zoológicos y el precinto de las jaulas y las instalaciones donde se encontraban los animales, se abrió a raíz de la denuncia interpuesta por una entidad animalista en enero de este año ante la Oficina de Protección de los Animales de Barcelona.

Enfermedades contagiosas

La entidad denunció las condiciones de los animales, algunos de los cuales infectados por 'parvovirosis', una enfermedad contagiosa grave.

Además de vender los cachorros con algunas enfermedades, la tienda reincidente, porque fue sancionada en 2013 por motivos similares, no recogía los movimientos de los animales en el libro de registro de entradas y salidas, y vendía los cachorros enfermos.