Publicado: 12.09.2016 17:21 |Actualizado: 12.09.2016 23:30

Tordesillas celebra su primer Toro de la Peña tras la prohibición

Por primera vez en la historia el polémico festejo de la localidad vallisoletana no podrá concluir con la muerte de la res, aunque aún es una incógnita cómo va a desarrollarse.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Toro de la Vega

Una res herida, durante las celebraciones del Toro de la Vega, en Tordesillas. EFE

La localidad vallisoletana de Tordesillas se encuentra ya dispuesta a celebrar este martes, 13 de septiembre, el primer 'Toro de la Peña' de su historia, festejo que sustituirá al polémico 'Toro de la Vega' y que impedirá que el astado protagonista de este año, 'Pelado', muera abatido por los lanzazos de caballistas a pie y a caballo.

El decreto-ley de la Junta que prohíbe la muerte en público de reses en espectáculos taurinos tradicionales ha marcado un antes y un después en la villa tordesillana, donde es aún una incógnita cómo va a desarrollarse este primer festejo del que saldrá indemne 'Pelado', un morlaco negro bragado de 5 años y 670 kilos. El festejo volverá a ser seguido muy de cerca por miembros de colectivos animalistas para velar por el fiel cumplimiento de la nueva normativa.



El primer edil de Tordesillas, el socialista José Antonio González Poncela, recuerda que no hay novedad alguna respecto de lo ya anunciado y se muestra optimista. "Seguro que todo sale bien", explica lacónicamente, en referencia a que el festejo dará comienzo a las 11.00 horas y se prevé que culmine hora y media más tarde, cuando los bueyes conduzcan de nuevo a 'Pelado' hasta los corrales.

El astado, como manda la tradición y tras el disparo de cohetes, será soltado desde un cajón situado junto a la Plaza Mayor e iniciará entonces un encierro que le conducirá hasta La Vega, con la particularidad de que por primera vez no podrá ser abatido en este último escenario por lanceros a caballo y a pie en pugna por darle muerte antes de que abandone los límites del pinar.

En plenas fiestas de La Virgen de la Peña, Tordesillas vivirá una tensa jornada que seguirán muy de cerca multitud de medios de comunicación y sobre todo un importante contingente de efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Local con el objetivo de garantizar, por un lado, el normal desarrollo del espectáculo y, por otro, de evitar enfrentamientos entre antitaurinos y vecinos de la villa.

El Toro de la Vega fue declarado de Interés Turístico en 1980. La Junta de Castilla y León lo protegió como Espectáculo Taurino Tradicional en 1999 y, en 2002, reforzó su protección al considerarlo de Interés Turístico Regional, si bien el pasado día 19 de mayo, con motivo de la polémica suscitada con su celebración, el Gobierno regional aprobó un decreto-ley que prohíbe la muerte en público de reses en espectáculos taurinos tradicionales.

Horas antes de su desarrollo, la Fundación ProVegan y la Asociación Capital Animal han propuesto acoger en un 'santuario' para animales a 'Pelado', una vez finalizado el encierro.

La Fundación se compromete a trasladar al astado desde Tordesillas a las dependencias del santuario con el fin de "garantizar para él una vida digna hasta que, de manera natural, ésta llegue a su final", según informa

Fundación ProVegan y Capital Animal consideran que esta propuesta beneficiará en grado sumo a la imagen de la bella e histórica localidad de Tordesillas, que se ha visto muy perjudicada al ser identificada en todo el mundo únicamente por la polémica sobre el maltrato y la muerte del animal que ha conllevado la celebración del Toro de la Vega.

"El pueblo de Tordesillas tendrá la oportunidad de demostrar que, si bien ha venido defendiendo su tradición, está también comprometido con la protección de la vida de los animales, que es el signo de los tiempos. Si una vez llevado a cabo el encierro, 'Pelado' es trasladado a un santuario en vez de a un matadero, Tordesillas trasladará al mundo el mensaje de que no es la muerte del toro lo que le interesa en cualquier caso. Y el mundo empezará a cambiar su visión, también parcial e injusta, del pueblo de Tordesillas".

Los defensores a ultranza del ya extinto 'Toro de la Vega' se amparan en un rito que los orígenes sitúan incluso en 1335, cuando el Rey Pedro I de Castilla decretó que los torneos de lance con toros que ya se hacían en muchas localidades se debían celebrar a campo abierto, terminando la justa "con el despeñamiento del morlaco".