Público
Público

Archidona Zoido afirma que el fallecido en Archidona era "uno de los cabecillas" del motín previo a su muerte

El ministro del Interior defiende que internamiento de casi 600 migrantes en esta cárcel sin estrenar fue "legal" . Reconoce que 11 de los internos eran menores y justifica la improvisación afirmando que fue una respuesta "temporal frente a una situación excepcional".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, comparece en el Congreso para informar de su gestión en el colapso de la autopista de peaje AP-6 ocurrido el primer fin de semana del año entre Madrid y Segovia y sobre el uso de la cárcel de Archidona (Málaga) como centro temporal de internamiento de extranjeros y la muerte de uno de los internos. EFE/Zipi

Pocas explicaciones o información nueva ha dado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, sobre el cúmulo de irregularidades que la oposición critica en cuanto al internamiento en la cárcel de Archidona (Málaga) de casi 600 inmigrantes recién llegados en patera . La situación, ha dicho en innumerables ocasiones durante su comparecencia, fue una respuesta "temporal" a una "situación excepcional y extraordinaria", pero que se alargó durante casi dos meses en los que se produjeron protestas y motines de los internos y acabó muriendo uno de los internos, Mohamed Bouderbala, que se suicidó en su celda.

Sobre el suicidio de Bouderbala, Zoido ha exculpado a los policías y se ha limitado a repetir los informes policiales y del forense, que certifican que se suicidó ahorcándose con una sábana, y el auto judicial que archivó el caso. Un archivo que está actualmente recurrido por la familia del fallecido y por la acusación popular.

El ministro, que ha lamentado el fallecimiento, ha explicado que Bouderbala fue aislado en la celda donde se le encontró muerto 18 horas después. Al parecer, según Zoido, él era uno de los 12 "cabecillas" y "alborotadores" del motín de internos que se produjo el 28 de diciembre, un día antes del fallecimiento. "Comprendo el dolor de la familia y la frustración, pero no se deben buscar culpables donde no los hay y menos dudar de la integridad de los profesionales", ha remarcado Zoido, que instado a la oposición a abandonar "teorías conspirativas" sobre esta muerte.

Sin embargo, Zoido no ha explicado en su intervención por qué nadie se preocupó de él en las 18 horas de confinamiento, más aún teniendo en cuenta que días antes se había autolesionado. La portavoz de Podemos, Ione Belarra, ha criticado que no se pusiera en marcha el protocolo antisuicidios. Es más, duda de que existiera tal protocolo. 

Reconoce que internó a 11 menores en Archidona

Otra de las irregularidades por las que ha dado explicaciones ha sido la reclusión de menores en este CIE provisional, algo que se denunció desde los primeros días de funcionamiento de Archidona y que Interior negó categoricamente. Zoido ha reconocido que hubo 11 menores en el centro durante varias semanas y que, una vez que las pruebas certificaron su edad, fueron puestos a disposición de la Junta de Andalucía.

El ministro a justificado una vez más la legalidad de que esta cárcel se habilitara como Centro de Internamiento de Extranjeros porque "Archidona no era una cárcel", aún no se había estrenado, ha precisado. "No tenía y sigue sin tener uso penitenciario", ha esgrimido Zoido frente a las críticas de ONG y la oposición, quienes le han recordado desde el principio que la Ley de Extranjería prohíbe expresamente internar en centros de carácter penitenciario a inmigrantes indocumentados. Según Zoido, la cárcel se habilitó como CIE el 20 de noviembre "con debidas autorizaciones".

Ha señalado que la legislación española y la normativa europea contemplan que puedan habilitarse para internar inmigrantes irregulares centros "con instalaciones y servicios similares" a los CIE siempre que los internos "sigan gozando de los mismos derechos y garantías". Para Zoido, la cárcel de Archidona "tenía la capacidad adecuada, las condiciones eran buenas y había zonas de esparcimiento amplias".

El Defensor del Pueblo, sin embargo, tras una visita a las instalaciones, emitió un informe en el que detallaba carencias en cuanto a higiene, ropa y asistencia sanitaria. El ministro ha asegurado que se subsanaron esas carencias y que se atendió a los requerimientos del Defensor del Pueblo.  "La apertura tuvo algunas complicaciones que se fueron subsanando de manera inmediata", ha afirmado.

El balance final, ha detallado el ministro, ha sido 486 internos argelinos devueltos a su país y 89 puestos en libertad, 63 de los cuales tras ser admitida a trámite su solicitud de asilo, 11 por ser menores, 11 por razones humanitarias, tres por medidas cautelarísimas judiciales y uno porque no se puedo determinar su nacionalidad ante las autoridades argelinas.

La oposición ha criticado una vez más la "improvisación constante" y la falta de prevención del Gobierno ante un aumento del los flujos migratorios hacia España que se viene advirtiendo desde hace tiempo.