Público
Público

Andrés Techiné rescata el drama del sida en los 80 en "Los testigos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, 18 sep (EFE).- El cineasta francés André Techiné rescata el drama de los primeros homosexuales infectados por el virus del Sida a mediados de los ochenta en su nueva película, 'Los testigos', filme con el que el director rememora una época que le marcó 'profundamente' y que llega esta semana a las salas de cine.

André Techiné compone 'un himno a la vida' en la que los protagonistas son 'los testigos' del nacimiento de una epidemia 'que se consideraba como un virus que te atacaba y respecto al que había muchos tabúes', según explicó hoy el director durante la presentación de la película en Madrid.

Precisamente, el autor de 'Los juncos salvajes', asegura que, en la actualidad, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida 'sigue sin estar normalizado', y ejemplo de ello es que 'la gente sigue donando mucho más dinero para investigar el cáncer que el sida, por lo que es un tabú que sigue estando vivo'.

La trama de 'Los testigos' comienza cuando Manu, un joven de 18 años al que da vida Johan Libéreau, abandona su pueblo natal en los Pirineos para vivir libremente su homosexualidad en los parques de París, en donde conocerá a Adrien -Michel Blanc-, un médico también homosexual que se enamorará perdidamente del joven.

A través de Adrien, Manu conoce a un matrimonio formado por una escritora, a quien personifica Emmanuelle Béart, y por un policía de la brigada antivicio y musulmán, una pareja 'atípica, mestiza, heredera de la liberación sexual de los 70 y muy libre', a la que pone a prueba 'desestabilizando los cimientos de sus creencias, enfrentándolos a ellos mismos'.

En esta maraña de historias, los personajes acabarán teniendo en común que se convierten en testigos directos de los estragos del sida, que amenaza a la sociedad y la vida de uno de ellos, lo que posibilita que, al final, 'aprendan a amar la vida'.

No es casualidad que Techiné, cuando explica su nueva película, repita hasta la saciedad el término 'tabú', ya que en 'Los testigos' plasma varios de ellos, como el de la homosexualidad vivida por una personaje de raza árabe, algo con lo que no pretende provocar 'porque en todas las culturas, tanto en la musulmana como en la católica, la homosexualidad se ve como un tabú'.

Otro de las tabúes que aparece en el filme es el de la maternidad no deseada, ya que el personaje interpretado por la actriz Emmanuelle Beart acaba de dar a luz 'a un hijo que le molesta y que no sabe qué sitio va a ocupar en su vida'.

'Gracias a la historia que se desarrolla a lo largo de la película, acabará asimilando a ese hijo', explicó el director que gracias a esta historia de tabúes y personalidades enfrentadas consiguió agradar a gran parte de la crítica de la pasada edición del festival de cine de Berlín.

Aún así, Techiné asegura que su película no pretende ser una denuncia social, sino que 'es una película muy instintiva, en el que interesa las conexiones entre los personajes y entre los personajes y la sociedad' y para la que se basa en casos que conoció muy de cerca, una técnica que asegura haber utilizado 'en todas sus películas'.

Más noticias en Política y Sociedad