Público
Público

Aragonès se planta y deja fuera a los miembros de Junts de la delegación del Govern en la mesa de diálogo

La inclusión de Jordi Sànchez, secretario general de Junts, y Jordi Turull, vicepresidente del partido, chocaba con el acuerdo previo de que la delegación de la Generalitat estaría formada por miembros del ejecutivo catalán.

Pere Aragonès
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en una comparecencia ante la prensa el 9 de septiembre de 2021 en Barcelona. Enric Fontcuberta / EFE

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha vetado este martes los nombres propuestos por Junts que son ajenos al Govern, para participar en la mesa de diálogo que se reunirá mañana miércoles en Barcelona, según han explicado fuentes del ejecutivo catalán.

Junts ha incluido entre sus nombres propuestos para la delegación de la Generalitat a Jordi Sànchez y Jordi Turull, dos presos del "procés" que fueron indultados en junio por el Gobierno, además de la portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras, y el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró.

En la reunión de este martes del Govern, en la que debe aprobarse la composición de la delegación que enviará la Generalitat a la reunión de la mesa de diálogo, según fuentes de la Presidencia, Aragonès ha reiterado, "como siempre habían hablado y acordado, que es una negociación de gobierno a gobierno".

Por lo tanto, Aragonès no ha "aceptado" la propuesta de nombres planteada por Junts, que en consecuencia ha solicitado un receso en la reunión para tomar una decisión al respecto.

La inclusión de Jordi Sànchez, secretario general de Junts, y Jordi Turull, vicepresidente del partido, chocaba con la previsión anunciada por la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, que había asegurado que la delegación de la Generalitat estaría formada por miembros del ejecutivo catalán.

Fuentes de la Presidencia consultadas han reconocido su "malestar" por el hecho de que Junts haya hecho público oficialmente a través de un comunicado su lista de nombres "antes de consensuarlos" en la reunión que celebra este martes el Govern.

Según las fuentes consultadas, "se había dicho y acordado que sería una negociación de gobierno a gobierno, con representantes del Govern".

Junts mantiene el pulso a Aragonés: no cambia los nombres

Junts ha decidido mantener sus nombres propuestos para la mesa de diálogo, pese al veto de Pere Aragonès. Esta mañana, según las fuentes consultadas, el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, ha llamado a Aragonès para comunicarle la decisión de la dirección de Junts y, posteriormente, Puigneró se ha reunido con el president, que no escondía su "indignación" con sus socios del Govern, con quienes ha celebrado su reunión más tensa.

En la reunión del ejecutivo catalán, según fuentes del Govern, Aragonès ha planteado la aprobación de un acuerdo sobre la mesa de diálogo que, a ojos de Junts, era "infumable", con un texto que no había sido consensuado y un "sesgo" favorable a la estrategia de ERC.

Junts, que se negaba a que la delegación de la Generalitat estuviese compuesta exclusivamente por miembros del Govern, ha solicitado un receso para tomar una decisión al respecto.

Tras reanudarse la reunión, Junts ha mantenido su posición y se ha negado a retirar sus nombres; cuando se ha sometido a votación el texto del acuerdo de gobierno sobre la mesa de diálogo propuesto por Aragonès, los consellers de ERC han votado a favor y los de Junts se han abstenido, según las fuentes consultadas por Efe.

Fuentes de Junts argumentan que el veto de Aragonès a Jordi Sànchez, Jordi Turull y Míriam Nogueras se debe a las "presiones" de la Moncloa e invocan el pacto de legislatura con ERC, en el que "en ningún momento" se decía que la delegación de la Generalitat en la mesa de diálogo estaría formada solo por miembros del Govern.

Aragonès, aseguran estas fuentes, ya estaba avisado de que la representación de Junts en la mesa sería "política", dado que se trata de "resolver un conflicto político entre Catalunya y el Estado", y recuerdan que en la primera y única reunión de la mesa de diálogo, celebrada en febrero de 2020 aún con Quim Torra como president, ERC incluyó a Josep Maria Jové, externo al Govern.

Más noticias