Público
Público

Barroso pide más dinero para el fondo de rescate

Los ministros de Economía debatirán la propuesta la próxima semana

DANIEL BASTEIRO

La Comisión Europea negó ayer que Portugal o España vayan a necesitar asistencia del fondo de rescate a la zona euro, pero pidió que este se amplíe y flexibilice. El fondo, dotado en mayo con 750.000 millones en cooperación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), 'debe reforzarse' y su ámbito de actuación, 'ampliarse', según José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión. ¿Significa que no hay dinero y que podría hacer falta? 'Mejor prevenir que lamentar', dijo el comisario de Economía, Olli Rehn. Según Barroso, la 'inestabilidad en los mercados' es razón más que suficiente para reforzar y modificar su funcionamiento. Eso daría 'garantías de que la estabilidad de la eurozona no está en cuestión'.

Una pequeña parte del fondo ha sido utilizada para rescatar a Irlanda. El mecanismo se basa en garantías con las que se reúne dinero en los mercados y tiene la máxima calificación de las agencias especializadas, la triple A. Sin embargo, la posibilidad de que sea necesario intervenir en Portugal rebajaría esa nota, por lo que Bruselas quiere que los países que comparten la moneda única aumenten cerca de un 50% su dotación, según fuentes diplomáticas. Además, plantea flexibilizar el fondo para comprar deuda o hacer préstamos rápidos a un país en apuros, algo a lo que la canciller alemana, Angela Merkel, no cerró la puerta el mes pasado, tras la última cumbre de la UE. Ayer, volvió a mostrarse menos intransigente en este asunto.

Los ministros de Economía abordarán el tema la semana que viene, aunque no se espera ninguna decisión definitiva. El Ejecutivo comunitario la pidió ayer para la cumbre que el 4 de febrero los jefes de Gobierno celebrarán en Bruselas.

La Comisión no oculta que pedir más dinero para rescates al tiempo que se niega que los vaya a haber puede parecer contradictorio, así como exigir más esfuerzos financieros a una eurozona embarcada en reducir el déficit. Pero, según Barroso, los mercados necesitan mensajes fuertes. Antes de marzo se tiene que pactar el funcionamiento del fondo permanente de apoyo al euro, que entrará en vigor en 2013 y podría ser casi una copia del actual.

En un informe presentado ayer, los funcionarios comunitarios sugirieron crear un impuesto del 0,2% sobre los activos de los bancos, algo que aportaría unos 50.000 millones de euros al fondo. El documento reivindica que 'en el propio interés del sector financiero está contribuir a la existencia de una red de seguridad final'.

Para evitar mayores incertidumbres a los inversores, Bruselas pidió además continuar con los recortes presupuestarios. La Comisión considera que los países de la UE deben reducir la deuda pública al menos a un ritmo de entre el 0,5 y el 1% del PIB, especialmente en aquellos cuya deuda supera el 60% del PIB, una gran mayoría.

Más noticias