Público
Público

Benito de Lucas evoca 50 años de su primera lectura en el Ateneo

EFE

El poeta talaverano Joaquín Benito de Lucas rememora cincuenta años desde su primera lectura pública de poemas, en el Ateneo de Madrid el 23 de enero de 1958, en la tertulia que dirigía José Hierro, y mantiene una intensa actividad literaria publicando dos libros en los próximos meses.

En una entrevista con EFE durante una soleada tarde de invierno, tomando un café en su segunda residencia de Talavera de la Reina, el poeta repasa su niñez y adolescencia, marcadas por la Guerra Civil y una larga enfermedad que le hizo retomar los estudios más tarde que otros chicos.

Comenzó a escribir poniendo letras a la música mejicana que le gustaba -Jorge Negrete- hasta que escribió "mi primer poema con consciencia de que era un poema" a los dieciséis años sobre el atardecer, un tema recurrente en su poesía.

El poeta recita aquellos primeros versos, inéditos hasta ahora: "La tarde ya muere/y la noche tiende su pálido manto./Los pájaros callan/y ya no se oyen sus alegres cantos./Ya todo queda en silencio/el cielo, la tierra, el mar/y el ladrido de un mastín se oye/¡qué lejos está!".

A los diecisiete y dieciocho años escribió muchos poemas, sonetos y romances, que recogían la influencia de poetas a los que leía como Gerardo Diego, García Nieto y Rafael Morales. "Fueron principios de inquietud por escribir y de plasmar lo que veía, que de alguna manera quería fijar como una experiencia, como un retrato", explica Benito de Lucas.

La frenética juventud del escritor, uniendo estudios, trabajo y actividad literaria, se desarrolló en Madrid donde conoció al que luego sería un gran amigo, el fallecido José Hierro con el que recuerda que "desde el primer momento hubo empatía" y junto al que realizó Benito de Lucas su primera lectura pública hace ahora cincuenta años: fue el 23 de enero de 1958 en el Ateneo de Madrid, en la Tertulia Poética que dirigía Hierro.

Entre los premios que ha recibido en toda su vida, siente un afecto especial por el "Adonais" que obtuvo en 1967 con su libro "Materia de olvido" cuando residía en Berlín después de haber vivido varios años en Siria.

Recuerda que un error en la dirección hizo que conociera la noticia por la radio antes de recibir el telegrama en su domicilio: "sabía que el premio se fallaba en diciembre y estaba inquieto. En Berlín oía Radio Exterior de España y una tarde-noche escuchando el diario hablado dijeron que se había fallado el Adonais y lo había ganado yo", sonríe el escritor mostrando en su despacho aquel antiguo aparato de radio.

A sus 73 años, Joaquín Benito de Lucas se encuentra "aún con relativa fortaleza mental y con capacidad crítica para saber que lo que escribo tiene valor".

La editorial Cajasur acaba de publicar "El haz de la memoria", formado por "un ramillete" de poemas que fueron escritos en circunstancias distintas y por motivos muy diferentes, y en primavera la Fundación Jorge Guillén publicará "Humo de un beso" con una visión nueva de la poesía de Benito de Lucas ya que recoge únicamente poemas amorosos.

Más noticias de Política y Sociedad