Público
Público

Los Bomberos de la Generalitat advierten de que están "tocados" ante la nueva campaña forestal

EFE

El cuerpo de Bomberos de la Generalitat está "tocado" por las "mentiras y calumnias" que se están publicando sobre su actuación en el incendio de Horta de Sant Joan, lo que está generando una preocupante sensación de inseguridad y desconfianza interna, a tan sólo cuatro meses del inicio de la campaña forestal.

Así lo ha afirmado hoy el subdirector operativo de los Bomberos, Joan Rovira, en una rueda de prensa conjunta con la directora general de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos de la Generalitat, Olga Lanau, en la que han defendido la profesionalidad de un colectivo que, en su opinión, está siendo "maltratado".

Ambos han denunciado las "calumnias, mentiras y medias verdades" que en las últimas semanas se están publicando sobre la actuación de los bomberos en este incendio, en el que murieron cinco efectivos, y el hecho de que se utilice la información de manera parcial e interesada.

Lanau ha asegurado que los "juicios paralelos" que se están realizando están mermando la seguridad y confianza de los bomberos en sus mandos y en los sistemas de extinción.

Y ello, ha subrayado Rovira, es especialmente preocupante cuando apenas quedan cuatro meses para el inicio de la campaña de incendios de verano.

"La situación en que nos encontramos no es la mejor para afrontar una nueva campaña forestal", ha explicado el mando, que ha recordado que la confianza entre las bases y sus superiores resulta un "elemento básico" en la labor de este colectivo.

Rovira ha reconocido que la dirección del cuerpo está siendo incapaz de responder eficazmente a la vorágine de información que está generando el incendio.

Las bases, ha comentado, reciben antes la información que les llega a través de los medios de comunicación, pese a no ajustarse en muchas ocasiones a la realidad, que la que deberían transmitirle sus mandos sobre las causas que provocaron la tragedia en Horta de Sant Joan (Tarragona), lo que no contribuye a crear un clima de serenidad y seguridad.

El responsable operativo de los Bomberos ha confirmado que hay mandos "tocados" y que actualmente el cuerpo no vive una situación "cómoda ni adecuada que favorezca tirar adelante".

La directora general de Extinción de Incendios de la Generalitat de Catalunya, Olga Lanau, no ha escondido su "preocupación" por el hecho de que en apenas unos meses los bomberos deban hacer frente a una nueva campaña de incendios, aunque se ha mostrado convencida de que, pese a la actual situación de "desorientación interna", demostrarán "que son profesionales y saben hacer su trabajo".

Ha defendido especialmente la actuación de una de las personas más cuestionadas, como es el jefe de guardia del día del incendio, conocido como Delta Cero, del que se ha llegado a decir, según Lanau, que en pleno fuego abandonó su puesto.

La directora ha afirmado que Delta Cero está "profesional y personalmente destrozado, aunque sigue trabajando" y ocupando el mismo puesto de responsabilidad.

Lanau también ha pedido que de ahora en adelante se hable "con más cuidado" sobre la actuación de los bomberos y que se deje trabajar tanto al cuerpo como a la juez que instruye el caso.

Lanau ha desmentido asimismo a algunos abogados de las familias de las víctimas, quienes ayer declararon que un vigía del Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales (GRAF) de Lleida había advertido, poco antes de que el fuego rodeara a los bomberos, de la posibilidad de que el viento cambiara de dirección.

"En ningún momento el vigía anunció un contraviento", ha aseverado Lanau.

Más noticias de Política y Sociedad