Público
Público

"Bruno y yo todavía nos estamos conociendo"

Entrevista a Jesús Olmedo. Protagoniza '90-60-90. Diario secreto de una adolescente'

SILVIA R. TABERNÉ

Jesús Olmedo (Sevilla, 1973) está encantado de conocer a Bruno, el fotógrafo estrella de la agencia de modelos I-Deal. Con Bruno, su personaje en 90-60-90. Diario de una adolescente, Olmedo consigue su primer papel protagonista en la pequeña pantalla, 'el de un fotógrafo exitoso que conoce a una aspirante a modelo, Mel (Esmeralda Moya), y su vida da un vuelco'. La serie promete un toque de polémica con la relación entre una joven menor de edad con un fotógrafo de 40. Esta apuesta de Antena 3, una de las más fuertes de la nueva temporada, se estrena esta noche a las 22.00 horas.

«El amor no debe regirse en los términos que marca la sociedad»

¿Qué tiene de novedoso la ficción 90-60-90?

La serie se basa en dos pilares: contar una historia de amor entre un señor mayor y una menor, que nunca se había hecho en una serie española, y enmarcarlo en el mundo de la moda.

¿Qué descubre la serie sobre este mundo?

Tratamos temas escabrosos, pero no generalizamos, no decimos que todo el mundo de la moda sea así, ni todas las modelos son bulímicas, ni todos los directivos de agencias mafiosos. No hacemos un documental sobre la moda, hacemos una serie de ficción en la que dramatizamos para favorecer la historia. Ante todo hablamos del amor entre dos personas que se conocen en un mundo determinado, el de la moda.

La relación entre su personaje y el de Mel puede verse como polémica.

Para mí no supone ningún problema una historia de amor entre dos personas que se quieren. Solamente cuenta cómo ha nacido el amor entre ellos. Curiosamente uno tiene 40 y otra 16, pero uno puede ser negro y la otra blanca, uno pobre y otra rica no sé, no creo que el amor deba regirse en esos términos que marca la sociedad, pero que nos condicionan.

¿Cómo es Bruno? ¿Se parece usted a él?

Bruno tiene las ideas muy claras, y, aunque todavía nos estamos conociendo, en eso coincidimos. Además, tiene éxito a nivel profesional y sentimental, todo en su vida está bajo control, o eso cree. Cuando conoce a Mel, ella le pone el mundo patas arriba y los roles se dan la vuelta. Mel será la adulta y Bruno, el ser inseguro. Sólo el amor provoca cambios tan radicales.

¿Cómo lleva el estrés de los rodajes de las series?

Tengo la sensación de que es lo primero que hago, llamo a todo el mundo para que lo vea, hace tiempo que no sentía algo así. Hospital Central lleva diez años y da la sensación de que va sola. Pero esto es un proyecto nuevo con tus ilusiones y las del equipo.

¿Bruno hará olvidar al doctor Carlos?

Bruno es un personaje tan bien dibujado y estructurado que desde el primer minuto nadie verá a Carlos. Esto es una de las cosas que más me atrajo de este personaje, ya que nunca había hecho nada como él.

Más noticias