Público
Público

Cayo Lara ve en el 22-M la prueba de que IU es la "izquierda real"

IU Abierta avisa de que, si la federación no teje pactos con otras fuerzas, se quedará sin grupo propio en el Congreso en 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un vaso más bien medio lleno (para unos) o más bien medio vacío (para otros). Dos lecturas contrapuestas de las elecciones autonómicas y municipales del 22-M llegarán mañana domingo al Consejo Político Federal de Izquierda Unida, su máximo órgano de poder, formado por 180 dirigentes.

Una, la sostenida por la mayoría de la dirección y defendida por Cayo Lara desde la misma noche electoral, pone el acento en la “creciente tendencia al alza” de la federación, en que los votantes han mandado “un mensaje claro”: que IU debe seguir “adelante”, trabajando igual, porque se ha confirmado como “la referencia de la izquierda real”.

La otra perspectiva, más crítica y pesimista, corresponde a IU Abierta, el entorno de Gaspar Llamazares. Sus miembros piden no recrearse en análisis “simplistas” de los comicios, porque estos prueban que “IU no agota la representación política de la izquierda alternativa”. Ambas interpretaciones se plasman en sendos borradores de informes a los que ha tenido acceso Público.

El coordinador federal subraya que IU “ha avanzado, consolidándose claramente como la tercera fuerza política”, aunque reconoce “algunas tristezas”, como perder las alcaldías de Córdoba o Seseña (Toledo). Luego presume de “la subida modesta” del 22 de mayo –1.437.158 votos, un 6,36%– y contrapone los datos a los obtenidos por otros partidos de izquierdas. Señala que las formaciones nacionalistas progresistas (y cita a BNG, ERC, Chunta Aragonesista y Nafarroa Bai) “han visto reducidos sus apoyos” y “no han recibido voto desencantado del PSOE”.

Mayoría y minoría hacen lecturas muy distintas de los comicios de mayo

Añade que el movimiento verde  “continúa estancado y fragmentado”, sin haber sacado rédito de la “mayor sensibilidad ecologista” que siguió a la catástrofe nuclear de Japón. Lara tacha de “irrelevantes” los números de Ecolo, “la marca electoral de la fundación Equo”, por lo que cree que ha “fracasado en su intento de hegemonizar el espacio verde”. En realidad, el proyecto de Juan López de Uralde, exdirector de Greenpeace, no ha competido en los comicios. Ecolo, que sí concurrió el 22-M, es una de las plataformas electorales de la Coordinadora Verde, que hoy sábado confluirá en Equo, con otra treintena de organizaciones.

El líder constata que el Movimiento 15-M apenas ha “nutrido de votos” a IU. La pujanza de Democracia Real Ya, agrega, sí ha “puesto en entredicho los esquemas esenciales de la Transición”: el bipartidismo, la “dominación del capital financiero” o la necesidad de la reforma electoral. 'Les tendemos nuestras modestas manos sin pretensiones de liderazgos y con el máximo respeto a su pluralidad. Atentos a sus acuerdos, a su desarrollo, contribuyendo en la medida de nuestras posibilidades como ciudadanos a su perdurabilidad y a que sus propuestas puedan converger con las nuestras para transformarlas en realidades', reitera el coordinador. De la coalición valenciana Compromís simplemente indica que logró el 22-M un 'buen resultado, no detectado en las encuestas'. 

La dirección lanza una convocatoria social para elaborar el programa de 2012

Sin embargo, los gasparistas entienden que el 22-M ofrece resultados en blanco y negro. Son “positivos” sobre todo por la entrada en los parlamentos de Castilla y León y Extremadura y en el Ayuntamiento de Pamplona y la remontada en Aragón o Asturias. Pero son “insuficientes y preocupantes”, pues sólo se ha avanzado 0,88 puntos desde 2007. Indican que, en particular, las cifras son malas en Balears, en el País Valencià –allí Compromís (la suma del Bloc y de Iniciativa del Poble Valencià, una escisión de la formación de Lara) ganó a IU en ediles, diputados y votos– y en Andalucía, donde la federación cedió cuatro décimas.

Extrapolando los datos a unas generales, IU Abierta avisa de que la federación no lograría tener grupo parlamentario en el Congreso –hoy IU lo comparte con ICV y ERC–, pese a que se dan “las mejores condiciones políticas y sociales”: debacle del PSOE, política de recortes, 15-M... La conclusión es que IU no ha logrado “capitalizar por la izquierda el descontento” con el Gobierno y la movilización ciudadana, dice el informe de IU Abierta.

Las soluciones de mayoría y minoría divergen. Lara convoca “a cuantos deseen confluir” con IU para elaborar juntos un programa alternativo al neoliberalismo. El llamamiento se hace más a individuos que a colectivos, y sin pretender, por ahora, la alianza con otros partidos. El coordinador se basa en un documento que mañana mismo también presentará en el Consejo Político José Luis Centella, secretario general del PCE y responsable federal de Acción Política de IU.

IU Abierta, en cambio, quiere construir un “polo social y político con organizaciones y personas de la izquierda social”, vertebrar “un frente amplio”. Y eso conduce a la “consolidación” del pacto con Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) y a la “coalición con las izquierdas territoriales”. O sea, con Compromís, la balear Iniciativa Verds, Equo o Espacio Plural –la red de fuerzas de izquierdas, verdes y federalistas que incluye, además de a ICV o Iniciativa Verds, a Chunta y a Nueva Canarias (NC)–.

Los gasparistas advierten de que, si Lara no enmienda su informe, pueden rechazarlo o bien abstenerse en la votación de mañana domingo.


No cambia el PSOE // Lara cree que “la operación Rubalcaba” cumple dos metas para el PSOE: infundir “confianza” a los socialistas y levantar “una muralla a la fuga del voto por su derecha”. IU recuerda que el vicepresidente primero es “corresponsable de las políticas más antisociales del Gobierno”. “Ninguna operación de marketing de último recurso podrá transformar” al PSOE “en lo que no es”, avisa. El líder de IU le pregunta que, si dice tener un “proyecto nuevo e ilusionante” contra la crisis, “por qué no lo aplica ya”.

Con Extremadura, igual // Sin citar Extremadura, Lara reafirma su tesis de que IU no permitirá gobiernos de la derecha si puede impedirlo. Pero eso “no es carta en blanco para nadie”. No se trata de cambiar “un régimen por otro”, dice, sino de corregir políticas.

Más noticias en Política y Sociedad