Público
Público

Las consultas rehacen los puentes entre ERC y CiU

La participación llega al 20% y 260.000 personas ejercen el voto en la tercera oleada

FERRAN CASAS

Con una participación que, siendo significativa está lejos de lo masiva que sus promotores querrían votó el 20%, según los primeros datos, iniciativas como las consultas soberanistas que ayer se celebraron en 211 municipios sí parecen eficaces para remover la lógica de alianzas de los últimos años en Catalunya.

Así lo evidenció ayer el presidente de Esquerra, Joan Puigcercós. Sin abrir la puerta de forma explícita a una entente postelectoral con CiU, sí que admitió que el trabajo conjunto de los militantes de ambas formaciones en la mitad de los municipios catalanes durante este curso para asegurar una participación digna ha servido para "retomar los puentes de diálogo que ahora no existían y que se habían roto".

Los municipios pequeños y Girona compensan el fiasco en Lleida

Los dos principales partidos nacionalistas han exacerbado en los últimos años sus diferencias después de que los republicanos hayan optado dos veces por investir president de la Generalitat a un socialista: primero, a Pasqual Maragall y, después, a José Montilla. En las dos anteriores ocasiones, Esquerra pudo escoger y optó por el Tripartito. Para las elecciones de otoño, ninguna encuesta, tampoco el Publiscopio de ayer, da posibilidades aritméticas de sumar al Govern de izquierdas y, en cambio, sí que sería posible una alianza nacionalista, ya que el descenso de ERC se ve compensado por el crecimiento de CiU.

En las urnas, ayer fue un día en el que, simplemente, el nacionalismo salvó los muebles en la tercera oleada de consultas. El reto era el más difícil, puesto que se votaba en ciudades muy pobladas, en las que no había mayorías nacionalistas y donde costó movilizar a los votantes. En algunas, como Lleida, se votó pese a que no había ni tan siquiera apoyo de los plenos municipales a la consulta y en otras se consiguió el aval con los votos de ICV que, a diferencia de CiU, ERC o formaciones minoritarias como Reagrupament o las CUP, ha tenido una actitud muy pasiva con el asunto.

El PSC hurga en el independentismo "avergonzado" que practica Mas

De los 1,32 millones de catalanes empadronados mayores de 16 años citados, se movilizaron a favor del derecho a decidir acudiendo a votar más de 260.000 personas, pero los resultados fueron irregulares en función de los municipios. Los más pequeños y Girona, donde CiU y ERC se implicaron a fondo e hicieron campaña conjunta, ayudaron a mejorar el cómputo global. En Girona, votó más del 20% y, en Olot, casi el 27%. El registro lo lastraron Lleida o municipios de la corona de Barcelona como Granollers, que se situaron en el 10% o menos. La tarea previa con el voto anticipado hizo que en algunas ciudades se abrieran los colegios con más del 5% del voto asegurado.

Globalmente, el sí a la independencia ganó con más del 90% de los votos.

Los representantes de la Coordinadora de las Consultas, que acusaron a José Montilla de "temer a las urnas" por no haber ido a votar en Sant Just Desvern, emitieron una valoración positiva de la jornada y confirmaron que el año que viene llegará a Barcelona.

De hecho, un informe de los politólogos Jordi Muñoz, de la Universitat Autònoma, y Marc Guinjoan, de la Universitat Pompeu Fabra, ya aseguró en los días previos que una participación superior al 17% ya se podría considerar, por la dimensión y singularidad de las poblaciones de la tercera oleada, similar a las dos anteriores. El líder de Unió Josep Antoni Duran i Lleida, que prefirió estar en la Feria de Abril de Barcelona que en alguno de los municipios que votaban, avisó de que no se puede "despreciar" la participación.

Convergència y Esquerra desplegaron a buena parte de sus dirigentes por el territorio. Artur Mas no visitó ninguna población, lo que le valió de nuevo las críticas del PSC por practicar un independentismo "avergonzado", pero sí peinaron el territorio su secretario general adjunto Felip Puig, su portavoz en el Parlament Oriol Pujol o los dirigentes Josep Rull y Àngel Colom.

En el caso de ERC, más de lo mismo, pero sin ninguna ausencia. Además de Puigcercós, se volcaron y votaron consellers de la Generalitat como Josep Huguet o Jordi Ausàs, y el presidente del Parlament, Ernest Benach, que ejerció su sufragio en la ciudad de Reus apelando al "ejemplo para el futuro" que son este tipo de consultas.

Lleida, donde los partidos ya se temían lo peor, no fue visitada por ningún primer espada y ya a primera hora hubo problemas con el control electrónico del voto. La CUP, sin presencia en el consistorio y muy implicada en la consulta, denunció boicot del ayuntamiento.

A lo largo del día, mientras Puigcercós insistía en superar "viejos problemas" y en los "puentes" a tender con los convergentes "cuando hay una causa y objetivo común como la independencia", Felip Puig recordaba que para ellos es difícil olvidar "que ERC optó por un pacto de izquierdas en lugar de uno nacionalista".

El dos de CDC afirmó que las consultas son "un fracaso de España", que no ha sabido dar acomodo a Catalunya.

Hubo pocas referencias a la situación del Estatut en el Tribunal Constitucional, que sí fue utilizada para presentar la primera oleada, en diciembre de 2009, como una "respuesta". Sólo Dolors Camats, de ICV, puso la carga discursiva en ello al afirmar que ayer, una vez más, los catalanes replicaron a la situación "inverosímil" de su autogobierno.

Los partidos implicados valoraron que el movimiento se consolida, que les ha permitido engrasar estructuras de cara a las autonómicas y ensayar nuevos escenarios.

1. El primero

Arenys de Munt tuvo la idea de convocar una consulta soberanista el 13 de septiembre. Votó el 40% de los empadronados. Su ejemplo cundió.

167 Votaron el 13 de diciembre

La primera oleada se desarrolló sólo en feudos nacionalistas. La organización esperaba una participación más alta pero se quedó con un 27%. En la segunda, el 28 de febrero, fueron 80, varios del cinturón de Barcelona, y la participación bajó hasta el 21%.

2,2 Millones de electores

En las tres oleadas se ha dado derecho a voto a 2,2 millones de personas y 520.000 lo ejercieron.

24 Municipios con fecha fijada

Habrá nueva oleada el 20 de junio. Votarán, entre otros, Mataró, Sant Boi, Cornellà o Sitges.  

Más noticias de Política y Sociedad