Público
Público

La crisis del gas con Argelia presagia un invierno complicado en España

El cierre de un gaseoducto que suministra gas desde Argelia hasta España pasando por Marruecos obliga a buscar otras alternativas: la ampliación de otro gasoducto que une Argelia con España por el Mar Mediterráneo (que tardaría años en llevarse a cabo) o el uso de barcos metaneros, muy solicitados por todos los países en las mismas fechas de demanda de gas.

Una planta regasificadora en Barcelona.
Una planta regasificadora en Barcelona. ENAGÁS

España se enfrenta a un invierno complicado. Con los precios del gas natural y de los derechos de emisión en máximos históricos, la vicepresidente tercera, Teresa Rivera, ha viajado este miércoles a la capital de Argelia para asegurarse de que el país norteafricano enviará a España todo el gas comprometido.

Argelia es nuestro principal proveedor de gas natural. Dos gasoductos nacen en el yacimiento de Hassi R'Mel, cruzan el Mediterráneo y se conectan a la red española en Zahara de los Atunes (ese gasoducto se conoce como GME) y en Almería (Medgaz).

El Gobierno argelino anunció este lunes que cerrará el gasoducto GME a partir del 1 de noviembre. La razón es que esta tubería recorre 540 kilómetros por Marruecos, país con el que Argelia cortó relaciones diplomáticas el mes pasado. La relación entre ambos vecinos norteafricanos es complicada desde hace décadas: en 1976 Argelia reconoció la independencia de la República Democrática del Sáhara y hoy en día sigue acogiendo en su territorio a los refugiados saharauis y al Frente Polisario.

Estas son las claves del transporte del gas desde Argelia hasta España y por qué puede escasear el suministro en los próximos meses:

¿Cómo de importante es para España el gasoducto que van a cerrar?

El GME era un conducto fundamental para el sistema gasístico español: transportaba un tercio de todo el gas natural que se consume en España.

¿El otro gasoducto sigue abierto?

Sí, el Medgaz es una tubería que conecta directamente el puerto argelino de Beni Saf con Almería sin pasar por Marruecos y por lo tanto seguirá abierto. El Gobierno de Argel se ha comprometido también a ampliar su capacidad.

¿Qué tamaño tienen estos gasoductos?

El Medgaz es una tubería de 60 cm de diámetro y 760 km de longitud: los primeros 550 km van por superficie desde los yacimientos del Sahara hasta la costa argelina y después hay 210 km a gran profundidad por el Mediterráeno hasta llegar a Almería.

¿Cuánto se tarda en ampliar la capacidad de un gasoducto?

Depende de cómo se haga: se puede construir otro tubo paralelo al que ya existe (pero eso requiere de varios años de obras) o se puede ampliar la capacidad del tubo actual utilizando compresores de más potencia.

¿El gas que dejará de llegar por el gasoducto GME puede ser reemplazado por el gasoducto Medgaz?

No. El GSE transportaba 6.000 millones de metros cúbicos al año. De ellos, 2.000 se pueden redirigir hacia el otro gasoducto ampliando rápidamente su capacidad, pero los 4.000 restantes tendrán que ser enviados usando los llamados buques metaneros.

¿Qué es un buque metanero?

Son unos barcos que permiten transportar el gas en estado líquido utilizando tanques que lo mantienen a temperaturas ultra-frías. El problema del gas natural es su bajísima densidad: no tiene ningún sentido transportarlo a temperatura ambiente como sí se hace con el petróleo. Para llevarlo de un lugar a otro se necesita primero enfriarlo a 160 grados bajo cero (punto en el que se convierte a líquido de muchísima más densidad), mantenerlo a esa temperatura durante el viaje y, una vez, en destino descomprimirlo cuidadosamente para su distribución. Al gas natural licuado se le conoce normalmente como 'LNG' por sus siglas en inglés.

¿Se necesitan puertos especiales para los buques metaneros?

Para descargar un metanero se necesita una 'terminal LNG' en el puerto.
España cuenta con 6 terminales portuarias LNG en Barcelona, Sagunto, Cartagena, Huelva, y Mugardos (junto a Ferrol).

¿De dónde viene el gas que llega a esos puertos?

Por esos puertos España importa el gas restante de Argelia que no llega por los gasoductos y además se reciben cargamentos de otros países como Qatar, Nigeria, Rusia y EEUU.

¿Qué proporción del gas que usa España llega por gasoductos y cuánto por barco?

En los últimos años, el 40% del gas que recibe España llega por los gasoductos desde Argelia y el 60% restante llega en buques metaneros.

¿Hay buques suficientes para cubrir la demanda de España?

En principio sí. En el mundo hay unos 500 metaneros operando en este transporte. El problema es que todos los países del hemisferio norte, desde Portugal hasta Japón, quieren recibir el gas durante los mismos meses de invierno y eso puede crear cuellos de botella en las cadenas globales de suministro, como está sucediendo en otros sectores.

¿Para qué se utiliza el gas en España?

Un 55% del gas que recibimos alimenta a la industria de nuestro país. Otro 25% se utiliza para la producción de electricidad y lo restante va a los hogares para el uso doméstico habitual: cocinar, calentar el agua, calefacción...

¿El gas natural es una forma renovable de producir electricidad?

No. El gas natural es en realidad gas metano. Al quemarlo se obtiene calor y se desprende CO2. Si se libera a la atmósfera sin quemar, el metano es un gas que genera un potente efecto invernadero. Es cierto que el gas natural es algo más sostenible que otros combustibles fósiles: por ejemplo, para producir la misma energía, emite la mitad de CO2 que el carbón.

¿Cuánto depende nuestro sistema eléctrico del gas natural?

Mucho. Con el cierre de las centrales de carbón, el gas ha pasado a representar el 25% de la producción eléctrica en España. Generamos la misma cantidad de electricidad con gas que con las centrales nucleares. Sólo la energía hidráulica generada en los pantanos y la energía eólica tienen un volumen suficiente para competir con el gas.

Entonces, ¿por qué no se sustituye el gas por energía eólica?

El problema de la energía eólica es que depende mucho de que haga viento o no. Los días de mucho viento, los molinos pueden cubrir lo que genera el gas. Pero en los días sin viento, nuestro sistema eléctrico depende del gas natural.
La industria, la calefacción de las casas, la generación de electricidad: en España estamos a merced de que las importaciones del invierno lleguen sin problemas.

Más noticias