Público
Público

El devastado zoológico de Bagdad vuelve a la vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de seis años después de que la invasión de Estados Unidos en Irak convirtiera su zoológico principal en un páramo de animales hambrientos y jaulas desiertas, el parque en el centro de Bagdad disfruta de una revitalización vigorosa y necesita crecer.

tantos, de hecho, que los responsables están ahora desesperados para agrandar el recinto del zoo para adecuar sus necesidades de espacio.

El zoo ha restituido los centenares de animales que escaparon, fueron robados o murieron de sed, hambre o alcanzados por las tropas de Estados Unidos, y ahora tiene 1.070 animales, dijo el director general de parques y jardines, Salah Abu al Lail.

"En los próximos días recibiremos un elefante y una jirafa. Su llegada completará nuestra colección de animales que viven en el zoo'', dijo.

El parque Al Zawraa, que incluye el zoo -una vez el más grande de Oriente Próximo- ahora se llena de gente los viernes.

Una caída sustancial de la violencia general en Irak en los pasados 18 meses y la retirada de las tropas estadounidenses de los centros de las ciudades en junio han devuelto una normalidad provisional a las vidas de muchos iraquíes. Aún así, los ataques de insurgentes, incluyendo atentados suicidas masivos con los que mueren decenas de personas, siguen siendo comunes.

"Cuando la seguridad mejoró, comenzamos a vivir nuestras vidas normales de nuevo tras un periodo oscuro de violencia'', dijo la profesora Basima Abas, que visitaba el zoo con sus hijos. ''Queremos tener vidas normales como cualquier persona de este mundo''.

El parque Al Zawraa está protegido internamente por unidades especiales de la policía adscritas a instalaciones del Gobierno. Los visitantes son cacheados a la entrada en busca de armas y las bolsas y cestas de picnic son revisadas por si hubiera explosivos. Durante las vacaciones, todas las carreteras que van al parque se cierran.

SEGURIDAD

En 2005, unas 200.000 personas visitaron el parque durante los tres o cuatro días del festival musulmán del Eid. Pero este año, tres millones de iraquíes de todo el país se adentraron en sus 160 hectáreas en las vacaciones de principios de octubre, dijo Abu al Lail.

"Espero que el número de visitantes al parque para fin de año será de ocho millones, procedentes de todas las ciudades iraquíes'', dijo. Las cifras no pudieron verificarse.

Los visitantes del zoo pagan una pequeña tarifa, equivalente a 27 céntimos de euro. Los animales -que incluyen leones, tigres, monos y avestruces- se conservan en nuevas jaulas y están aparentemente bien alimentados. Un pequeño tren lleva a las familias alrededor del parque.

La creciente popularidad del zoo y del parque ha propiciado que sus responsables pidan al Gobierno la devolución de las 141,6 hectáreas de terreno que fueron ocupadas por la Zona Verde, un distrito de oficinas del Gobierno y embajadas controlado en su día por las fuerzas de Estados Unidos.

Esa sección del parque contenía un teatro, un cine y un museo de aviación, detrás del monumento de Espadas Cruzadas en torno al que las fuerzas militares de Sadam Husein solían desfilar. Debería ser devuelta para su uso público, dijo Abu al Lail.

Más noticias en Política y Sociedad