Público
Público

EEUU tendrá también dos bases navales en Colombia

Brasil protestará ante un enviado de Obama por el acuerdo militar

A. GALÁN / A. ALBIÑANA

Estados Unidos contará con siete instalaciones militares en Colombia. A las cinco bases terrestres ya anunciadas hay que añadir dos navales que permanecían en secreto, las de Bahía Málaga en el Pacífico y la de Cartagena.

Según se ha podido conocer de fuentes del Pentágono, Colombia ha pedido que, para evitar tensiones con los vecinos, se cambie la denominación de "guerra" a los buques que operarán en estos puertos por la de "Estado" para englobar a las naves de combate y embarcaciones civiles de apoyo logístico.

El acuerdo entre Washington y Bogotá ha creado un gran revuelo en Latinoamérica y ha enojado al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien preguntará directamente a su colega Barack Obama los motivos que le han empujado a permitir un aumento militar estadounidense en Colombia.

De ello hablarán en Brasilia el asesor de Seguridad de la Casa Blanca, Jim Jones, que llega hoy al país para reunirse de urgencia con los ministros de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, y de Defensa, Nelson Jobim. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, visitará a su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, el jueves próximo, para explicar el acuerdo militar con EEUU, informaron ayer fuentes oficiales a Efe.

El Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño no termina de creerse que Washington quiera incrementar sus efectivos militares en el país exclusivamente para combatir el narcotráfico sino que teme que persiga otro objetivo estratégico en la región.

Lula no se fía ni un pelo de los motivos "bilaterales dentro del Plan Colombia" expuestos por Uribe. Un documento de las Fuerzas Armadas de Brasil, presentado en abril durante un seminario militar, ha aumentado sus suspicacias.

El informe, según el diario Folha de São Paulo, defiende el uso de una base militar en el centro de Colombia que permita que un avión cubriese la mitad del continente sin necesidades de reabastecimiento. Como Ecuador y Venezuela, Brasil teme que EEUU pretenda aumentar su control militar en el continente con el fin de vigilar procesos políticos no deseados.

Aunque Brasilia comprende que el nuevo acuerdo con Colombia intenta compensar la pérdida de la gran base que EEUU tenían en Manta, Ecuador, también sospecha que Washington pretende neutralizar la aproximación de Venezuela a países como Irán y Rusia.

No es la primera vez que Brasil asume el papel de gran potencia regional para resolver conflictos. La diferencia con las ocasiones anteriores es que ahora no actúa de mediador ya que la iniciativa colombiana pone en peligro su propia seguridad.

Con una contundencia desconocida desde que Lula llegó a la presidencia, el canciller brasileño, Celso Amorim, aseguró ayer que no descansará hasta conocer cada detalle del aumento de la presencia militar estadounidense en la región.

En el futuro, la base aérea más importante será la de Palanquero, situada a 100 kilómetros al noroeste de Bogotá, destinada al transporte de tropa y material pesado. El acuerdo militar entre los dos países incluye un crédito del Congreso de EEUU, aún pendiente de la ratificación del Senado, de 42 millones de dólares.

Más noticias de Política y Sociedad