Público
Público

España se queda sola en el lucro con los anuncios de sexo

Francia y Reino Unido equiparan este negocio, reducto de tabloides, al proxenetismo

PÚBLICO

España es el único país de su entorno en el que diarios nacionales de información general hacen negocio con anuncios sobre prostitución. En el resto de Europa, al igual que ocurre en Estados Unidos, este tipo de publicidad está relegada a rotativos locales, minoritarios y sensacionalistas.

En Reino Unido sólo uno de los periódicos nacionales lleva anuncios de prostitución, el Daily Star, de corte sensacionalista. En lo que se refiere a los periódicos locales, la gran mayoría sí que los publican.

Hace un año, la Oficina de Igualdad del Gobierno hizo un informe en el que relacionaba estos anuncios con el tráfico de mujeres. Harriett Harman, ministra de Igualdad y responsable del estudio, se ha preguntado en numerosas ocasiones cómo estas publicaciones llevan noticias sobre prostitución y, al mismo tiempo, anuncios de prostitutas.

Tras el informe, la empresa editorial Newsquest y las filiales locales del grupo editor de The Guardian dejaron de publicarlos. Este verano, el concejal de política social del Ayuntamiento de Londres, Kit Malthouse, planteó prohibir este negocio a los diarios locales de la ciudad.

En Italia, ya hace años que los principales periódicos eliminaron de sus páginas cualquier reclamo publicitario de este tipo. El conservador Il Corriere della Sera se limita a publicar anuncios de tres o cuatro líneas, que no concretan los servicios ofrecidos y están redactados con gran pudor. Se habla de 'acompañantes' y jamás se utiliza la palabra 'sexo'. En cualquier caso, el periódico les dedica un espacio muy limitado, bajo la rúbrica 'clubs y asociaciones'.

En Francia, ni los conservadores, como Le Figaro, ni los liberales, como Libération, tienen anuncios de sexo. Libération sí que tiene una sección de contactos para gente que busca citas y que es vigilada escrupulosamente, para evitar que haya prostitución encubierta.

Esa ausencia de proxenetismo impreso se deriva del estricto marco legal. La ley dice que 'si alguien promueve la prostitución mediante la difusión de mensajes destinados a un público no determinado, puede ser considerado proxeneta', con lo que se expone a tres años de cárcel y más de un millón de euros de multa.

El Tribunal Supremo alemán dictaminó en julio de 2006 que no es ilegal ofertar servicios sexuales; no obstante, los anuncios de prostitución sólo están presentes en la prensa local y en los tabloides.

La prensa generalista estadounidense no publica anuncios de prostitución. Estos están presentes en publicaciones semanales dedicados al ocio, como Village Voice, en Nueva York, o LA weekly, en Los Ángeles. En los últimos tiempos estos medios han padecido la competencia directa de la página web Craigslist, que ha monopolizado el negocio de los anuncios por palabras, también los de sexo.

No obstante, a principios de este año, Craigslist se vio envuelto en un escándalo cuando la Policía relacionó uno de sus anuncios con el asesinato de una masajista por un estudiante de medicina. Además, el fiscal de Carolina del Norte acusó a la página web de ser un 'burdel por Internet'.

Más noticias