Público
Público

Los españoles pagarán parte de la quiebra de Seguros Mercurio

La venta de los activos de la empresa de Díaz Ferrán no cubrirá los costes del Consorcio

V. ZAFRA / B. CARREÑO

El Consorcio de Compensación de Seguros ha decidido liquidar Seguros Mercurio, la compañía propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que fue disuelta a mitad de marzo porque sus deudas superaban de largo a sus activos.

Durante tres semanas, el Consorcio ha intentado vender la compañía ha negociado con nueve interesados con el objetivo de que siguiera operando con normalidad, pero no ha sido posible. Ninguno de ellos presentó una oferta formal aceptable (fuentes del sector admiten que una de ellas hizo una propuesta por una selección de pólizas) y finalmente habrá que liquidar la aseguradora, especializada en el ramo de autobuses y camiones, pero que también aseguraba motos y turismos.

La insolvencia de la aseguradora tendrá un coste para los españoles y, sin embargo, no para Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual. El Consorcio, que se financia con las aportaciones que cada ciudadano paga cuando abona cualquier póliza de seguros, será el que abone la factura de los problemas de la compañía. Este organismo tendrá que adelantar inicialmente unos 50 millones de euros, de los que, muy probablemente, no podrá recuperar un porcentaje importante, aseguraron a Público fuentes del sector.

El próximo mes, el Consorcio empezará a devolver a los asegurados de Mercurio la parte de las pólizas que no hayan consumido y también tendrá que pagar los 19.000 siniestros que tenía pendientes de abonar la compañía. El pago de las primas (en torno a la mitad de la facturación anual) costará más de 25 millones de euros, atendiendo a las cuentas de Mercurio de 2008, en el que facturó 54 millones. El pago de los siniestros podría costar una cuantía similar, habida cuenta de que estaría pendiente el abono de la mitad de los percances del último año y en 2008 la siniestralidad le supuso unos costes de 55,7 millones.

Tras adelantar 'algunas decenas de millones de euros' a los clientes y a los talleres y hospitales, el Consorcio intentará recuperar parte del dinero con la venta de los activos de la compañía, aunque la mayoría son inmuebles y, dada la crisis actual, no podrá sacar mucho por ellos. Además, tampoco le queda demasiado patrimonio porque, entre otras cosas, entre octubre y noviembre, antes de que la Dirección General de Seguros le bloqueara parte de sus bienes, cedió a Viajes Marsans otra compañía del grupo hasta nueve locales ubicados en calles muy céntricas de capitales de provincia. Entre sus propiedades, le queda un local en el centro de Madrid valorado en las cuentas de 2008 en más de dos millones de euros. También conserva un tercio de un hotel en Lanzarote, que comparte con Teinver, la sociedad del grupo dueña de Air Comet.

El Consorcio perderá, por tanto, dinero en esta operación, aunque no es una circunstancia anómala, ya que una de sus funciones es liquidar compañías insolventes que siempre le cuestan dinero. Precisamente para sufragar este tipo de operaciones, los ciudadanos pagan cada año a este organismo un 1,5 por mil de sus pólizas.

Los otros grandes perjudicados serán los 82 trabajadores de la compañía. Unos pocos seguirán trabajando unos meses para ayudar a la liquidación, pero el resto irán al paro de inmediato, circunstancia que no se hubiera dado si hubiera sido posible vender Mercurio a otra compañía. Una de las condiciones de la venta era quedarse con la plantilla, pero la única oferta que hubo sólo quería quedarse unos pocos empleados.

El resto de aseguradoras interesadas desecharon la opción, ante el temor de que las flotas de autobuses de Díaz Ferrán, su principal cliente, cambien en breve de compañía, o bien porque sólo querían algunas pólizas y no toda la empresa.

Más noticias