Público
Público

De estrella en estrella, de planeta en planeta

Descubrir los secretos del universo, y hacerlo de la mano de tus hijos, resulta una experiencia cercana y fascinante. Tienes aquí la excusa perfecta para hacerlo.

PÚBLICO

En Barcelona, COSMOCAIXA
Tanto de día como de noche, en la plaza de la Ciencia de este museo, los aficionados a la astronomía organizan plantadas de telescopios. Esta plaza abierta es uno más de los espacios que componen el Museo CosmoCaixa, entre los que destaca el Planetario, en cuyo interior te puedes dar, tranquilamente, una vuelta por la galaxia. Se puede hablar incluso de una total inmersión, gracias a un avanzado sistema de simulación astronómica en 3D y un potente sistema audiovisual de alta definición. Los más pequeños no pueden perderse el Planetario Burbuja, un espacio creado a su medida, un pequeño cosmos en el que podrán descubrir la magia del cielo cercano, las características de los planetas, las historias de las constelaciones..., y donde aprenderán a contemplar todo lo que hay en el cielo nocturno.

En Madrid, PLANETARIO DE MADRID y COSMOCAIXA
Sobre la pequeña colina del Parque Tierno Galván en la que se ubica el Planetario de Madrid puede contemplarse no solo una panorámica de gran parte de la ciudad, sino también su cielo. En su interior, además, podemos descubrir una fascinante noche estrellada, seguir el movimiento de los planetas, contemplar el sistema solar, mientras las explosiones estelares, los púlsares y los agujeros negros nos dejan con la boca abierta. También podemos pasar por la sala de Astrónomos, asistir alguna de las numerosas exposiciones temporales, echar un vistazo al cosmos a través del telescopio de la Torre del Observatorio o participar en algunas de las observaciones que reúnen a numerosos aficionados a la astronomía con sus telescopios en la terraza del planetario.

El CosmoCaixa Madrid se distribuye en diferentes espacios. Si el Planetario Burbuja presenta estrellas fugaces, planetas lejanos y cometas a niños y niñas de 4 a 10 años, el nuevo Planetario digital ofrece un avanzado sistema de simulación astronómica en tres dimensiones con el que ser testigo de los fenómenos cósmicos más espectaculares. El Museo también incluye otros lugares, como la Sala de la Materia, el Click de los niños, donde manejar instrumentos científicos adaptados para ellos, Explora los cinco sentidos o ¡Toca, toca!, que permite conocer de cerca algunos ecosistemas terrestres a través de diversas actividades.

En Granada, PARQUE DE LAS CIENCIAS
El Parque de las Ciencias de Granada se convierte, cuatro noches al mes, en un observatorio astronómico en el que observar, con prismáticos y telescopios, el cielo estrellado, la luna y los planetas. Durante el día resulta delicioso el paseo guiado por el jardín de la Astronomía, donde se hallan relojes, calendarios solares, maquetas y otros ingenios para seguir las trayectorias de los astros. Ya en el interior se puede contemplar, bajo una cúpula que hace las veces de bóveda celeste, más de 7.000 estrellas y observar en minutos sucesos que tardan años en producirse. El Planetario forma parte del parque de las Ciencias, que, de un modo didáctico y sencillo, invita al visitante a comprender algunas de las claves científicas más célebres de la historia de la humanidad. Entre su exposición permanente destaca la sala de la Biosfera. También es posible penetrar en un caleidoscopio gigante en la sala Percepción, experimentar la fuerza del viento en la sala Eureka, jugar en la sala Explora y disfrutar de un mariposario tropical.

En A Coruña, CASA DE LAS CIENCIAS
Es uno de los tres museos científicos de A Coruña, junto con el Domus -la Casa del Hombre- y el Aquarium Finisterrae. En el palacete del parque de Santa Margarita se ubica la Casa de las Ciencias, que acoge un planetario y tres plantas de exposiciones: la de experimentos físicos, la de exposiciones temporales y otra de actualidad científica. En el hueco de la escalera central oscila un péndulo de Foucault. Entre sus múltiples actividades, los últimos sábados de cada mes los visitantes pueden iniciarse, de manera real, en la observación del cielo y aprender a localizar las constelaciones, estrellas y planetas. En el planetario se ofrece también un particular viaje por el espacio-tiempo, desde el Big-Bang hasta nuestros días.

Más noticias de Política y Sociedad