Público
Público

Exteriores repatría a los cooperantes en el Sáhara tras dar su apoyo a una operación militar en Mali

Margallo afirma que existen "indicios fundados" de posibles actuaciones contra objetivos extranjeros en la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno teme las represalias de los grupos islamistas ante su decision de participar en una operación militar en Mali con el objetivo de desalojar del norte del país a un grupo salafista que mantiene en el control en esa zona del país africano. En la misma comparecencia en la que el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha anunciado el apoyo de España a esa misión internacional, el máximo responsable de la diplomacia española también ha explicado que el Gobierno ha repatriado a los doce cooperantes españoles que trabajaban en el Sáhara Occidental, por el temor a que sufran ataques o nuevos secuestros por parte de organizaciones terroristas.

Margallo ha justificado la repatriación de los cooperantes españoles que se encontraban en los campamentos de refugiados saharauis ante 'indicios fundados' de posibles actuaciones contra objetivos extranjeros en la zona. El ministro ha explicado que el Ejecutivo ha enviado un avión de la Fuerza Aérea para repatriar a los cooperantes españoles, que podrían estar de regreso en España la próxima madrugada. Otro voluntario español se ha negado a ser trasladado a Madrid y se ha quedado en el campamento de Tinduf. 

El Gobierno teme las consecuencias de su determinación de ayudar a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CDAO) y a las Fuerzas Armadas de Mali en una operación internacional para desalojar del norte del país al grupo salafista Ansar Al Din, que ahora controla por completo esa zona. Los rebeldes tuareg del Movimiento de Liberación Nacional de Azawad (MLNA) proclamaron el pasado abril la independencia de la región septentrional de Mali tras una rebelión contra el Estado central. Y al MLNA, en principio un movimiento de carácter laico, se le unió el grupo salafista Ansar Al Din (Seguidores de la Religión), que al final terminó haciéndose con el control de la región de Azawad y estableció un sistema basado en una estricta interpretación de la sharía, la ley islámica.

Margallo ha recordado que la Unión Africana y la CDAO han solicitado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una resolución que dé cobertura a una futura operación militar en el país. Es esa la zona en la que han permanecido los dos cooperantes españoles liberados la semana pasada tras haber estado secuestrados nueve meses. De hecho, ha explicado que hay analistas que vaticinan que el norte de Mali puede convertirse en un nuevo Afganistán como patria de terroristas.

Ante todo ello, ha señalado que España apoya los esfuerzos africanos, incluido el despliegue de una fuerza militar de estos países, y está dispuesta a estudiar con sus aliados europeos cómo prestar apoyo a dicha misión. Asimismo, ha señalado que será importante contar con el apoyo de países vecinos con los que se mantienen estrechas relaciones, singularmente Argelia, Mauritania y Nigeria.

Margallo ha reiterado el compromiso de España con los campos de refugiados saharauis y ha confiado en que pronto pueda volver a desempeñarse esta labor humanitaria. También ha concretado que la operación de repatriación de los españoles comenzó ayer con el traslado de los cooperantes a un lugar seguro, una base militarizada en la que han esperado la llegada del avión de la Fuerza Aérea, que ha despegado este mediodía de la base de Torrejón de Ardoz (Madrid). Ha agradecido la colaboración de las autoridades argelinas y de los representantes del Frente Polisario en el proceso de reagrupamiento y traslado de los cooperantes, y ha hecho un llamamiento a las organizaciones no gubernamentales para que sean conscientes del peligro que entraña permanecer en estos momentos en la zona.

Estas han reaccionado con preocupación ante la decisión de Exteriores. Asociaciones españolas que colaboran en los campamentos de refugiados saharauis han calificado de 'precipitada' la repatriación de los cooperantes españoles que ha llevado a cabo el Gobierno ante el riesgo de ataques terroristas y han abogado por que se les consulte una decisión de este tipo. 'Nuestro objetivo es ayudar a los refugiados saharauis, y cualquier retirada no justificada de los cooperantes tendría repercusiones muy negativas sobre su situación', han advertido a través de una nota.

El Ejecutivo saharaui también se ha manifestado en términos similares.  'El Gobierno de la República Saharaui (...) siente su pesar por esta decisión, que, sin duda, tendrá unos efectos negativos en la situación de los refugiados saharauis, que esperan el referéndum de autodeterminación, la solución democrática del conflicto' entre Marruecos y el Sáhara, dijo el ministro de Exteriores saharahui, Mohamed Salem Uld Salek, en una declaración escrita recogida por la agencia de noticias saharaui SPS.

Más noticias en Política y Sociedad