Público
Público

Feijóo: "Pongo la mano en el fuego por las personas honestas y Aguirre y Camps me lo parecen"

El candidato conservador asegura que si no consigue alcanzar la mayoría absoluta pondrá su cargo a disposición del partido

MARÍA JESÚS GÜEMES

Se siente "cansado pero muy ilusionado". Lleva un buen tute. Con cinco actos aproximadamente al día. Alberto Núñez Feijóo, candidato del PP a la presidencia de la Xunta, está convencido de que logrará la mayoría absoluta, requisito imprescindible para que los conservadores arrebaten el poder al PSOE y BNG.

¿Qué sería para usted un éxito y qué un fracaso?

Un éxito, la mayoría absoluta y un fracaso, perder las elecciones.

¿Y que hará si las pierde?

Si saco menos votos y menos escaños que el PSOE no me sentiría una persona útil a mi partido y, en consecuencia, le pediría que hiciese un cambio.

La primera vez que le oí lanzar ese compromiso me sonó a truco porque está claro que el PP va a ser la fuerza más votada...

No, no, no. Yo he dicho dos cosas muy claras. La primera que, en el supuesto de sacar menos escaños y menos diputados que el PSOE, le pediría a mi partido que cambiara al presidente. Y si gano, pero no saco la mayoría absoluta, convocaría un congreso del PP de Galicia (PPdG) para que decidiera qué líder quiere. Creo que soy muy claro.

¿Podría ocurrir que el 2 de marzo fuera usted presidente de la Xunta y tan sólo unos días después, gracias al voto emigrante, dejara de serlo?

Ese debate ya se abrió hace cuatro años cuando estuvimos a punto de que pudiera ocurrir esa hipótesis. Nos conjuramos todos para que no volviera a suceder y poner un voto en urna. Lamentablemente el PSOE ha trabajado para que no lo haya. Con ello, el resultado electoral sería inapelable. Que Galicia tenga el 15% de su censo sin votar en urna, es algo que no ocurre en ningún territorio de Europa.

¿Hay posilidad de que el PP pacte con el BNG o es retorcido?

Hemos dicho que nosotros tenemos un pacto, que es el de los votos, y una coalición, que es la de las urnas. El BNG tiene un pacto con el PSOE.

¿Le está afectando la presunta trama de espionaje y corrupción?

Los gallegos sabemos distinguir y ni la Audiencia Nacional, ni el Ministerio de Justicia van a decidir el Gobierno de Galicia. Nosotros tenemos 201.000 gallegos que están en el paro y esa es nuestra gran preocupación.

¿Usted pone la mano en el fuego por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y por el de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps?

Yo pongo la mano en el fuego por todas las personas que me parecen honestas y, sin duda, Camps y Aguirre sí me lo parecen.

Aguirre le propuso que fuera su consejero de Sanidad. ¿Se alegra ahora de no haber aceptado?

Sí, me lo ofreció y se lo agradezco mucho. Me alegro de poder ser candidato a la Presidencia de Galicia y seguro que si me hubiese ido de consejero, probablemente no lo sería.

¿Cree que Aguirre y Camps están quedando "tocados"?

Creo que hay alguien que les quiere tocar.

¿Hay una pelea sucesoria en el PP?

Salvo que la pelea de la sucesión la inicie el señor Bermejo, no creo.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, al que muchos apuntaban como el gran beneficiado de toda esta historia también ha tenido que cesar a un asesor...

Yo tengo una máxima: "El que mete la mano no puede estar en política". Y, por eso, me parece muy bien lo que ha hecho Gallardón.

Usted lo hizo con Luis Carrera, a quien apartó de la candidatura por Ourense, tras conocerse que no había declarado a Hacienda un pago de las Islas Caimán.

Así voy a gobernar si obtengo la mayoría. En la misma provincia, el PSOE lleva como número uno al conselleiro de Medio Ambiente, que tiene a la mitad de su conselleria imputada en los juzgados por delitos ecológicos y de contratación administrativa y el BNG lleva a una persona que está denunciada por todos los sindicatos por enchufar a más de 2.000 personas en una empresa pública.

¿No le da vergüenza que, al final, los ourensanos tengan que ir a votar con el nombre de Carrera en las papeletas?

Yo he pedido disculpas. He cometido un error. Y no tengo ningún inconveniente en reconocerlo. Tardé 24 horas en solucionarlo pero reitero mis disculpas. Estoy convencido de que la gente de buena fe sabrá entenderlas.

¿Con eso da por depurada la toda responsabilidad política?

¡Pero cómo se le puede pedir al presidente de un partido que sepa más que la Agencia Tributaria!

¿También confía plenamente en Carlos Negreira, número uno por A Coruña, al que hace unos días la Fiscalía acusó de cometer presuntas irregularidades?

Sin ninguna duda.

¿Usted coincidió con Pablo Crespo, imputado por el juez Baltasar Garzón?

No, hace 10 años que no tiene ningún cargo. Es más, cuando estaba de secretario de Organización del PPdeG yo no militaba en el PP.

El otro día, Mariano Rajoy llamó "cobarde" a Touriño por no querer enfrentarse a usted. ¿Feijóo no se atreve con un debate a tres?

Llevo debatiendo con los dos cuatro años. Lo que quiero, para poder explicar el programa electoral, es debatir sosegadamente. No quiero ruedas de prensa amañadas por el director general de la televisión gallega, que lleva nueve sentencias condenatorias de la Junta Electoral General por falta de pluralismo informativo.

¿No cree que es un error que los gallegos no tengan debate?

No soy culpable de las decisiones de los demás. Yo sigo esperando a que el señor Touriño acepte un debate conmigo. Y que el señor Quintana también. Es su responsabilidad haber dicho que no a Antena 3 y a TVE. Yo he dicho que sí a todas las televisiones.

¿Por qué dice que va usted a gobernar "sin siglas"?

Porque lo que hemos tenido hasta ahora ha sido un gobierno en contra de un partido político. Y los gobiernos se deben a intereses generales.

El PP está centrándose en Ourense porque es dónde temen perder más escaños...

En Ourense tenemos un porcentaje de voto altísimo: el 52%. Mantener un porcentaje así no lo logra nadie en Galicia. Salvo el PP.

¿Cómo van las encuestas?

Bien, gracias. Pero yo lo que le pido a la gente es que siga trabajando y no se confíe.