Público
Público

Fundescam ocultó sus cuentas hasta que estalló el escándalo

La fundación del PP madrileño envió a la Comunidad los balances de 2005, 2006 y 2007 una semana después de que Público revelase los pagos a la trama 'Gürtel' y las donaciones de empresarios

A. GUTIÉRREZ / I. ESCOLAR

Las cuentas de Fundescam de los años 2005, 2006 y 2007 no fueron presentadas hasta una semana después de que Público desvelase esta red paralela de financiación del Partido Popular de Madrid. El 19 de mayo de 2009, este diario publicó la primera noticia sobre esta desconocida fundación que, durante 2003 y 2004, recaudó fondos entre empresarios afines con los que después se pagó parte de los gastos de campaña de Esperanza Aguirre. Seis días después, el 25 y 26 de mayo de 2009, Fundescam depositó a toda prisa sus balances de esos ejercicios.

Las cuentas de ese trienio llegaron fuera de plazo, pero fueron aprobadas a toda velocidad. La Consejería de Educación de Madrid tardó sólo 48 horas en dar el visto bueno a las memorias de tres años: los ejercicios de 2005, 2006 y 2007. El 27 de mayo de 2009, el secretario general del departamento dictó una resolución por la que autorizaba el depósito de las cuentas en el Registro de Fundaciones y ponía "fin a la vía administrativa". Sólo en 2007, Fundescam declaró en patrocinios 546.000 euros, de los que 368.000 son de origen desconocido.

El portavoz del PP mintió al afirmar que las cuentas estaban auditadas

Ese mismo 27 de mayo, la Consejería también tuvo tiempo para visar el balance de Fundescam del año 2004, una memoria que señala a la empresa de Francisco Correa Special Events como el principal acreedor de la fundación, con una deuda reconocida de 70.644 euros. Oficialmente, las cuentas de 2004 fueron presentadas en noviembre de 2005, pero la Consejería de Educación sólo las dio por buenas ocho días después de que Público destapase el caso Fundescam.

En las memorias visadas por Educación el pasado 27 de mayo, las de los años 2004 a 2007, no figuran las fechas en las que el patronato que dirige Fundescam se reunió para aprobar las cuentas. En el ejercicio de 2003, sí aparece esa información y la memoria anual también está firmada en cada página por todos los miembros del patronato. En la documentación presentada de los años posteriores no consta ni la firma de los patronos ni tampoco la fecha en la que se reunieron para aprobar las cuentas.

La Comunidad aprobó en dos días las memorias de tres años

Las fechas de entrada de los balances de estos últimos años desmontan la versión del equipo de Aguirre sobre esta fundación. El PP madrileño ha sostenido en todo momento que las cuentas de Fundescam, amén de legales y ajenas a las campañas electorales, habían sido presentadas y auditadas. Varios dirigentes se pronunciaron en esos términos. Un ejemplo: el 26 de mayo, un día antes de que fuesen aprobadas las memorias y balances de cuatro años, el portavoz parlamentario del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, aseguró que las cuentas de Fundescam estaban "depositadas, justificadas y fiscalizadas por el Protectorado de Fundaciones". Tres meses después, y previo requerimiento notarial, el Registro de Fundaciones entregaba por fin a Público las cuentas de Fundescam. Y las fechas que constan en los papeles oficiales desmienten la explicación que daba Pérez.

Junto con la negativa airada de que Fundescam tuviese algo que ver con sus campañas electorales, Aguirre también optó desde el primer momento por desviar el tiro hacia su predecesor al frente del PP de Madrid: Pío García Escudero. "Pregunten a Pío, Pío, Pío", espetó jocosa a los periodistas el mismo día en que Público desveló la existencia de esta red que financió su campaña. Con ese argumento, repetido estos días, Aguirre obvia un factor relevante: que velar por la legalidad de las cuentas de Fundescam, incluidas las de 2003, compete a su Gobierno.

El control real de Esperanza Aguirre sobre Fundescam se remonta a 2003

Fundescam consiguió 649.255 euros en donaciones durante 2003 y otros 292.319 en 2004. En total, casi un millón de euros de una docena de empresarios afines, con Gerardo Díaz Ferrán a la cabeza. El actual presidente de la CEOE donó 246.000 euros. En la lista de donantes también figuran el jefe de la patronal madrileña, Arturo Fernández, el ex presidente de Unión Fenosa Antonio Basagoiti y el ex presidente de Siemens Eduardo Montes.

Pese a su insistencia en que "no tenía noticia de lo que allí ocurría", las fuentes consultadas sostienen que el control real de Esperanza Aguirre sobre Fundescam se remonta a 2003, cuando, con ella como candidata, el PP no logró mayoría absoluta en las autonómicas de mayo. Los conservadores se salvaron gracias a la traición de los diputados socialistas Eduardo Tamayo y Teresa Sáez y a la forzada repetición de los comicios. A la segunda, Aguirre venció.

Más noticias de Política y Sociedad