Público
Público

Ginóbili cumplió su promesa y Bryant acepta la humillación

EFE

No hubo discrepancias sobre el gran triunfo que lograron los Spurs de San Antonio por 103-84 frente a los Lakers de Los Angeles en el tercer partido de las Finales de la Conferencia Oeste y de que el escolta argentino Manu Ginóbili cumplió su promesa de volver a ser la figura de su equipo.

Dos partidos consecutivos sin hacer su mejor aportación no frustró a Ginóbili para surgir de nuevo en el momento que más lo necesitaban los Spurs dejar atrás todas las adversidades.

"Fue demasiado malo todo lo que pasó en los dos primeros partidos", comentó Ginóbili después de haber conseguido 30 puntos. "Me sentí que no era yo como jugador, pero cuando anoté los primeros tiros, todo fue diferente y más fácil para mi".

Aunque tuvo un bajón de su juego durante el tercer periodo, Ginóbili se recuperó y volvió a tomar el control del partido con jugados decisivas.

"Tengo que reconocer que no estoy tan fuerte para llegar al final de los partidos como hace dos o tres meses, pero no es un problema", explicó Ginóbili. "Lo que quiero decir, es que todavía puedo concluirlos de manera positiva".

Ginóbili, que se fue al banquillo con tres minutos para concluir el partido, recibió la mayor ovación de la noche por parte de los aficionados de los Spurs que antes también habían comenzado a corear "M-V-P, M-V-P..." cuando el alero Tim Duncan tenía el balón en su poder.

"Todos los jugadores han hecho un gran partido, pero Manu ha estado sensacional, como un auténtico competidor", destacó Gregg Popovich, entrenador de los Spurs. "Se cargó sobre sus hombros demasiada responsabilidad, luchó para superar todo tipo de adversidades y al final demostró la confianza que tiene en lo que puede hacer".

Popovich dijo que cuando luego consigue completar partidos como el que habían ganado a los Lakers, ya no es ninguna sorpresa para nadie.

Incluido el escolta estrella de los Lakers, Kobe Bryant, quien admitió que Ginóbili surgió en el momento perfecto para ayudar a los Spurs a demostrar que son los campeones y golpearlos en el "trasero".

"Supo encontrar el mejor camino para hacerse sentir", comentó Bryant al valorar la aportación de Ginóbili. "Es un jugador fenomenal y completó una primera parte fenomenal".

Bryant reconoció que la experiencia de enfrentarse a los campeones y ser "humillados" era buena para el futuro de la serie que van a disputar al mejor de siete.

"Pienso que esta noche hemos crecido muchísimo como equipo y aprendido las cosas que no tenemos que hacer si queremos ganar a los campeones de liga", señaló Bryant, que al igual que Ginóbili aportó 30 puntos.

El entrenador de los Lakers, Phil Jackson, también admitió que los Spurs fueron un equipo completamente diferente al que se habían enfrentado en los dos partidos anteriores disputados en Los Ángeles.

"Estuvieron con una gran energía y jugaron con mayor emoción y fuerza física que lo hicimos nosotros", explicó Jackson. "Fueron rápidos con el balón y también supieron como imponer los ritmos de acción a través de todo el partido".

Jackson reiteró que la clave de la serie estará en el factor de la ventaja de campo y de momento sigue de su lado, porque la lógica es que los Spurs consigan los triunfos en el suyo como lo hicieron ellos en el Staples Center.

Más noticias de Política y Sociedad