Público
Público

Gómez no emite en sintonía con la Moncloa

Evita respaldar a De Guindos, el candidato preferido por el Gobierno

JUANMA ROMERO

El novelón por entregas en que está convirtiéndose la batalla por el control de Caja Madrid ha acabado por enredar a los socialistas. Hasta el punto de provocar visibles discrepancias entre el criterio del Gobierno central y por tanto la dirección federal y el aparato del Partido Socialista de Madrid (PSM), en manos de Tomás Gómez. Ayer perseveraron las diferencias. El líder de los socialistas madrileños mantuvo el discurso oficial: no habrá vetos a ningún candidato que presente Esperanza Aguirre tampoco al número dos de la presidenta, Ignacio González y, desde luego, no se asumirá sin rechistar la opción preferida por la Moncloa.

La apuesta que llega desde el Gobierno central es Luis de Guindos, último secretario de Estado de Economía con José María Aznar. Fue el acuerdo que alcanzó la cúpula del Ejecutivo y del PSOE este lunes en su reunión de maitines.

En ella, José Luis Rodríguez Zapatero descartó el apoyo al hombre defendido por Mariano Rajoy, Rodrigo Rato. Su marcha en estampida de la dirección del FMI, a los dos años de asumir el cargo, es un mal precedente. Sobre el siguiente de la lista, Ignacio González, recayó un consenso unánime: es un candidato "inaceptable" para el PSOE, según contaron fuentes conocedoras de la reunión. Sólo quedaba viva la opción de De Guindos, el aspirante "más profesional", explicó Elena Salgado. Allí mismo se acordó que fueran la vicepresidenta segunda y el ministro de Fomento, José Blanco, quienes trasladaran la decisión a Gómez.

"No vamos a poner ninguna nota a De Guindos, González o Rato"

El partido en Madrid, sin embargo, evitó ayer avalar a De Guindos. A preguntas de este diario, Antonio Miguel Carmona, secretario de Economía del PSM, eludió entrar en el "juego de Aguirre": "No vamos a poner ninguna nota a De Guindos, González o Rato. No vamos a hablar de nombres hasta que decida el PP. No nos meteremos en su lío interno. Que Aguirre y Rajoy se pongan de acuerdo, que se quemen ellos y luego hablen. Sólo entonces valoraremos".

La cúpula del PSM repite que "no hay vetos" a ningún aspirante que aúpe el PP. Tampoco "hay problema en que sea un político". Sería hasta "muy razonable", indicó la portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez.

Y oficialmente, tampoco hay "pactos" con Aguirre, ni acuerdo para que González presida la caja. Sin embargo, responsables federales del PSOE y de la Ejecutiva madrileña dan por hecho que Gómez ha sellado su apoyo a la mano derecha de la presidenta de la Comunidad por componendas internas.

El malestar ha estallado, aunque de forma discreta, para no dañar ni al PSM ni al liderazgo de Gómez. Por eso la Moncloa no ha hablado de sus preferencias públicamente. Ayer, Zapatero, diplomático, sólo afirmó que no tiene ningún candidato para presidir la caja.

Gómez, en un acto en Leganés, confió en que Aguirre sea "prudente", y volvió a recordar que su "voluntad" es que la guerra en Caja Madrid "se resuelva en el ámbito regional". Según Carmona, no es que el líder del PSM "reivindique su autonomía frente al Gobierno", sino que la "competencia es de los socialistas madrileños". "Elena puede dar su opinión, pero la decisión de apoyar a uno u otro candidato es nuestra, es de Tomás. No hay injerencias del Ejecutivo. Ellos también creen que se debe elegir a perfiles técnicos insistió. Pero no tomaremos decisiones locas, está claro. Llamaremos a Elena antes".

Más noticias de Política y Sociedad