Público
Público

Gómez pide "lustros" de moderación salarial

Marcha de los sindicatos nacionalistas por la actual negociación colectiva

ANA REQUENA / AGENCIAS

España necesitará "lustros de moderación y sensatez salarial". Así lo afirmó ayer el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, en el encuentro Perspectivas KPMG. No es la primera vez que el ministro pide contención salarial, pero nunca había mencionado un periodo tan largo de tiempo. Gómez insistió en que la moderación de sueldos "será la clave" de la recuperación del empleo. Para ello, apostó por un esquema de formación de salarios, "no diametralmente opuesto al actual", pero que garantice que los sueldos no "se coman toda la productividad" de las empresas, que será necesaria "para recomponer el empleo".

No obstante, el ministro alabó el actual acuerdo, firmado por sindicatos y patronal el año pasado y con vigencia hasta 2012, y que ya marca recomendaciones sobre la evolución de los salarios.

Precisamente, los agentes sociales negocian estos días la reforma de la negociación colectiva. Valeriano Gómez confió en que se alcanzará un acuerdo y aseguró que hay voluntad de las dos partes para que así sea. "Merece la pena esperar unos días más, unas semanas más, no mucho más", matizó. Para que la reforma salga adelante, Gómez aseguró que el Gobierno está dispuesto a ayudar, por ejemplo, llevando a cabo "reformas pactadas" en políticas complementarias. El Ejecutivo espera además que la nueva negociación colectiva complemente la reforma laboral en asuntos como, por ejemplo, la flexibilidad interna de las empresas.

El titular de Trabajo insistió en que el futuro plan contra la economía sumergida no contemplará una amnistía. Será este mes, después de que los agentes sociales lleguen a un acuerdo sobre negociación colectiva, cuando comiencen las conversaciones para sacar este plan adelante.

Al respecto de la reforma laboral, el ministro reiteró que no se puede valorar su eficacia hasta que no se den condiciones de normalidad en la economía. "No existe reforma alguna que sea capaz de recuperar la tasa de crecimiento del empleo si no se restablecen las condiciones para el crecimiento económico", subrayó.

Gómez abogó por acercar el coste de la contratación temporal a la indefinida, y aseguró que contratar temporalmente es aún "muy barato". También admitió que el despido en el caso de los indefinidos es "caro" pero "muy sencillo".

Los sindicatos nacionalistas (los vascos ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE, el gallego CIG, la Intersindical Canaria, y el catalán CSC) reunieron ayer a varios miles de personas en una manifestación en Madrid para defender el sistema actual de negociación colectiva y criticar la actitud de las centrales mayoritarias. Delante del Ministerio de Trabajo pidieron a CCOO y UGT que "no maten" la actual negociación colectiva.

El secretario general de ELA, Adoldo Muñoz, criticó a la CEOE por "jugar al chantaje" y querer desactivar "la acción colectiva de los sindicatos". También acusó a las centrales mayoritarias por querer "sacar precio de la crisis" y negociar la reforma unilateralmente. El secretario general de CIG, Suso Seixo, dijo que los trabajadores deben decidir sus condiciones laborales y no pueden aceptar una negociación "impuesta por las cúpulas sindicales y patronales".

Más noticias de Política y Sociedad