Público
Público

Guerra en Bruselas por el sueldo de los eurofuncionarios

La Comisión Europea presentará un recurso ante la Justicia comunitaria contra la subida limitada del 1,85% que pactaron los Estados miembros y exigirá un aumento del 3,7% para 2010

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Las instituciones europeas no conocen el mileurismo. Con un sueldo que ni en el caso de los recién llegados baja de los 2.600 euros al mes pero que puede alcanzar los 18.000, los aproximadamente 45.000 trabajadores que mantienen en marcha la Unión Europea no están dispuestos a renunciar a una subida de casi el 4% para 2010.

Alemania capitaneó en diciembre un grupo de doce países, entre los que no estuvo España, que convenció a los 27 no de congelar los salarios europeos sino de dividir entre dos la subida del 3,7% y dejarla en el 1,85%. La decisión, defendida como salomónica por los 27, incumplía el método matemático de indexación pactado por ellos mismos y que está en vigor desde 2004.

La iniciativa pretendía ser un gesto que permitiese a los dirigentes comunitarios guardar la compostura ante los países acorralados por el paro o los funcionarios con sueldos estancados. La presión de los medios, que consideraron un escándalo que el star system de los funcionarios de Europa tratase de mejorar inoportunamente sueldos ya privilegiados, se encontró con unos sindicatos atrincherados que promovieron paros en señal de protesta.

La Comisión Europea, descontenta con la enmienda de los 27, presentará un recurso ante la justicia comunitaria para no perder el aumento. El Ejecutivo comunitario no anunció la decisión, sino que se vio forzado a admitirla ante las preguntas de los periodistas. Pia Ahrenkilde, portavoz del jefe de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, pidió 'respeto a las reglas acordadas', que se basan en la evolución de los salarios de los funcionarios de ocho países además de la subida del nivel de vida en Bruselas.

Sin embargo, en el cálculo no tiene un peso determinante la inflación, que en el período de referencia fue negativa en Bélgica y la mayoría de países de la UE.

Los comisarios presentes en la reunión, según explicó la portavoz, tomaron la decisión 'por unanimidad' en una día consagrado a este asunto y a una reforma de carácter técnico dentro del área de Competencia, a diferencia de la decena de temas que se tratan al menos semanalmente. Aunque ese día, 6 de enero, no es festivo en el calendario laboral europeo, los pasillos y comedores institucionales esperaban, casi desiertos, a que los funcionarios regresasen de sus vacaciones.

Diversas voces han criticado como desmesurada una subida del 3,7% en el actual momento de crisis. Entre ellas las de varios eurodiputados, a pesar de que la Eurocámara podría secundar el recurso de la Comisión.

El líder de los Verdes, Daniel Cohn-Bendit, asegura que es 'injustificado aumentar en este momento un sueldo ya de 16.000 euros'. Para Martin Schulz, jefe del grupo socialista, la subida es 'mucho para funcionarios que ganan mucho', pero recuerda que es lo que 'está en vigor', sugiriendo que el Tribunal de Luxemburgo podría considerar ilegal la reducción aprobada por el Consejo. 'Si las reglas no son buenas, las cambiaremos pasado mañana, no hoy', aseguró el jefe de los conservadores, Joseph Daul.

Las reglas en vigor permiten que un técnico, un asistente de prensa o una secretaria cobre desde 2.600 hasta 10.100 euros al mes, explican los servicios de la Comisión en referencia a la tabla salarial con 16 grados y cinco escalones por cada uno de ellos. Los grados, bastante flexibles, incluyen algunos sueldos mínimos en base a las responsabilides. Por los escalones se transita habitualmente gracias a la antigüedad. Así, un jefe de unidad disfruta al menos del grado 9, que le da derecho a como poco 7.000 euros al mes, mientras que los sueldos de los directores y directores generales están en el 14, que se traduce en 13.000 euros como mínimo. Por encima de ellos sólo están los comisarios, con un sueldo de 19.900, los vicepresidentes de la Comisión -entre los que se encontrará Joaquín Almunia-, con 22.100, y el presidente, Barroso, con 24.400 euros.

Para hallar el sueldo, se toma la evolución en el período interanual que acaba en el mes de julio precedente a la revisión. Los sindicatos argumentan que este desfase hará que la subida para el año 2011 vaya a ser de todos modos mínima y recuerdan que, en 1972, los países miembros de la entonces Comunidad Económica Europea intentaron sin éxito contener una subida de sus privilegiados sueldos.

Más noticias en Política y Sociedad