Público
Público

"Hay que dar a la gente cosas más impactantes"

Guillermo Solana. Director artístico del Thyssen y comisario de' Lágrimas de Eros'

PEIO H. RIAÑO

En su despacho, momentos antes de la rueda de prensa, Guillermo Solana le pone cifra al éxito: dice que si esta exposición no supera los 200.000 espectadores será un fracaso.

¿Es una apuesta arriesgada?

Hombre, es una exposición que carece de precedentes en el museo. No es una exposiciónshocking, pero por las valoraciones que ha hecho la propia baronesa es para todos los públicos. Hay muchas maneras de abordar Eros y esta es una dentro de los límites del decoro del museo. No quería ofender a una parte del público.

La audiencia sube cuando aparece el sexo, ¿por qué los museos no han hecho nada sabiendo esto?

En España no se ha hecho nunca una exposición de este tipo. No sé por qué. Cuando me lo planteé, no lo pensé como un tema para provocar, sino como el asunto más universal que podía encontrar. El tono de la exposición es alusivo, no hay nada explícito.

¿Es un buen año para que los museos toquen este tipo de palos, cuando las cuentas no salen?

He estado durante meses pensando que la crisis nos afectaba y provocaba resultados mediocres en algunas exposiciones del año pasado, como Miró y 1914, que tuvieron resultados muy bajos. Pero con Matisse me he dado cuenta de que no era la crisis económica.

Pero hay más crisis...

Sí, el gran desafío de los museos hoy está en no perder la cabeza, y al tiempo reaccionar sin defraudar a la curiosidad del público. Todavía no somos como los clubes deportivos, pero estamos en camino.

¿Vender condones en la tienda del museo es "perder la cabeza"?

Créame que no ha sido una idea de marketing. Hay que tomárselo con la más absoluta normalidad. Ya se venden pendientes, calendarios, aceites de oliva, ¿por qué no vender preservativos? Pero no ya con el pretexto de Eros, ¿por qué no? ¿Por qué sigue siendo esto transgresor? La baronesa lo ha defendido como la cosa más natural del mundo.

¿El planteamiento artístico no se desvirtúa con este tipo de decisiones, verdad?

No, el planteamiento artístico no sufre. La exposición hay que juzgarla al margen de la tienda. Hemos tenido merchandising con cerámica, mantones, juegos infantiles

¿Si el año que viene el Thyssen se encuentra con otro agujero de dos millones de euros volverá a intervenir de nuevo el Ministerio para taparlo?

El Gobierno siempre ha estado detrás de nosotros. Este museo siempre ha tenido déficit, unos años mayor o menor, pero ese déficit no es objeto de discusión pública. Vamos a luchar para que el museo no sea una carga demasiado gravosa para el Estado y en los próximos años todo van a ser éxitos.

¿Cómo lo logrará?

Ahora estoy más atento que nunca a que las exposiciones sean más atractivas y más seguras en éxito de público. No podemos permitirnos ahora hacer proyectos de medio gas. En época de crisis hay que dar a la gente cosas más impactantes, y no podemos cargar al Estado con cosas que sean un lujo para cuatro enterados.

Parece que el espectador ha pasado a ser cliente, ¿el arte es industria o cultura?

Hay artes que tienen un desarrollo industrial evidente, como el cine, y hay artes que tienen un desarrollo y una explotación más artesanal. Yo no diría que el arte es una industria. Lo primero que hay que recordarle a la gente es que esto no es un negocio. Estamos muy lejos de ser una industria.

¿Qué sería capaz de hacer Guillermo Solana para rentabilizar el proyecto artístico que dirige?

Mi preocupación por llegar al público más amplio no es económico. Quiero conseguir cifras de visitantes lo más amplias posibles, porque la misión de este museo es que llegue a más gente.

¿No le piden cuentas?

Claro, con lo caras que son las exposiciones es necesario que los resultados compensen ese esfuerzo. Siempre será necesario que el Ministerio de Cultura y los patrocinadores hagan un esfuerzo desinteresado, a fondo perdido. Insisto, si los museos sólo tuviéramos intenciones económicas estaríamos haciendo la exposición de los cadáveres despellejados aquellos cosas de puro entretenimiento. No, nuestra visión es llevar la alta cultura al público más amplio posible.

Suena irreal cuando el año pasado se subió la entrada a las temporales de 5 a 9 euros, ¿no le parece?

Eso son requisitos de contabilidad. Yo no dicto esas políticas, las decide el Patronato y nuestro gerente y me parece correcto. Me daba un poco de miedo cuando se subió pero me alegró ver que la gente se interesó por Matisse más allá del precio.

Más noticias de Política y Sociedad