Público
Público

Inicio precoz del tratamiento no mejora los síntomas del autismo

Reuters

Por Frederik Joelving

Ayudar a los niños autistas aaprender a comunicarse no mejora sus síntomas, afirmó un equipobritánico en una reunión internacional sobre ese trastorno deldesarrollo, pero refuerza la interacción entre padres e hijos,publicó The Lancet.

"La historia es algo confusa: tiene resultados alentadores ydesalentadores", dijo el doctor Jonathan Green, de la Universityof Manchester, que participó en el estudio.

Los trastornos del espectro autista afectan a uno de cada 100niños y cuestan miles de millones de dólares por año a lossistemas de salud.

Para Green, ni la terapia conductual ni los tratamientosfarmacológicos resultaron tan efectivos para mejorar los síntomasautistas, como la disminución de las habilidades sociales, elretraso del desarrollo del lenguaje y las conductas repetitivas.

Pero algunos pequeños estudios previos habían sugerido que eltratamiento orientado a la comunicación, según nuevos datos sobreel desarrollo del autismo, sería efectivo.

De modo que el equipo de Green proporcionó al azar a 152preescolares autistas aquel tratamiento o la atencióntradicional.

Durante un año, los niños tratados con el nuevo enfoquerecibieron sesiones de terapia del lenguaje, en las que lospadres aprendieron a adaptar su comunicación a las dificultadesde sus hijos.

Al año, el equipo comparó los resultados en ambos grupos,midiendo los síntomas mediante un test estandarizado. Eltratamiento demostró no ser efectivo tras considerar diferenciasentre los grupos, como la edad y el centro de atención.

"Diseñamos el ensayo para probar el enfoque de manerarigurosa", dijo Green a Reuters Health. "No encontramos lo queesperábamos", explicó.

Aun así, los niños pudieron comunicarse más con sus padresdespués del tratamiento, indicó Green. "Los padres dijeron que laterapia había sido efectiva porque había modificado los síntomasde sus hijos", agregó.

Audrey Thurm, psicóloga infantil de los Institutos Nacionalesde Salud de Estados Unidos, opinó que el nuevo estudio resultómás confiable que las investigaciones previas.

"Tenemos muy pocos estudios tan rigurosos como éste", indicóa Reuters Health.

La mayoría de los niños autistas en Estados Unidos, señaló,reciben un tratamiento similar al estudiado y los nuevosresultados deberían desalentar esos esfuerzos.

Por un lado, dijo, "logró cambiar la interacción entre padrese hijos". Por el otro, algunos niños podrían responder bien yotros no, lo que descarta un efecto potencialmente positivo.

"El autismo es un hueso duro de roer", dijo Green. "Todavíanos queda mucho camino por andar", concluyó.

FUENTE: International Meeting For Autism Research, 9 ReuniónAnual, 20-22 de mayo del 2010; Lancet, online 21 de mayo del2010.

Más noticias