Público
Público

Los japoneses votan por un cambio histórico

El Partido Democrático de Japón logra la mayoría absoluta en el Congreso y pone fin a 55 años de poder de los liberales. El primer ministro Taso dejará el liderazgo de su formación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hartos de la debilitada situación económica y tras medio siglo bajo el mandato de un mismo partido, Japón votó ayer por el cambio. El Partido Democrático de Japón (PDJ), liderado por Yukio Hatoyama, logró una rotunda victoria en las elecciones parlamentarias y puso fin a 55 años de poder del Partido Liberal Demócrata (PLD).

El PJD logró mayoría absoluta en la Cámara de Representantes, con 308 diputados de un total de 480, según el cómputo final de los medios nipones. Hasta ahora tenía 115 escaños.

El actual primer ministro del PDL, Taro Aso, anunció su dimisión como líder de esa fuerza política por su 'responsabilidad en la derrota'. Aso, el cuarto primer ministro del PDL en los últimos cuatro años, no tuvo más remedio que encajar la humillante derrota de su partido, que ha pasado de los 300 diputados en las elecciones anteriores a 119.

El vencedor Yukio Hatoyama habla de una 'victoria del pueblo'

Aso lamentó la decisión de los votantes, que lleva al poder a un partido 'sin capacidad ni experiencia para gobernar'. Durante la campaña electoral, en un intento desesperado por captar votos, Aso hizo constantes referencias a la escasa experiencia de gobierno de la oposición, que sólo estuvo en el poder en un corto paréntesis de un año (1993-94).

La participación de ayer fue del 69%, según la agencia Kyodo, la más alta desde 1996 y superior al 67,5% de los comicios de hace cuatro años. El descontento general por la situación económica, la peor que vive Japón desde los años seseta, ha sido clave en el resultado de estas elecciones.

'Sabemos que mucha gente está enfadada con el Gobierno y que está deseando un cambio para que sus vidas vayan a mejor', dijo Hatoyama, que calificó el resultado de 'victoria del pueblo'.

'He votado al PDJ porque este país necesita un cambio: la situación económica es deplorable', explicó ayer Yasushi Hibano, de 42 años, al salir del colegio electoral de Hanazano, en el centro de Tokio. El paro en el mes de julio alcanzó una cifra récord del 5,7%, pero en algunas zonas rurales, afectadas por un grave problema de despoblación, los niveles son superiores.

'Ahora falta saber si sabrán gobernar bien, algo que dudo', añadía escéptico Hibano, abriendo el paraguas para protegerse de la lluvia persistente que cayó durante toda la tarde,pero que no impidió que miles de tokiotas salieran a votar.

El descontento por la situación económica ha sido clave en el resultado

El declive del PLD empezó en los años noventa, cuando el primer ministro Junichiro Koizumi decidió recortar las inversiones en seguridad social y las ayudas económicas a las zonas rurales para hacer frente a una economía que ya empezaba a estancarse.

Desde entonces ha ido perdiendo votos, especialmente en las zonas urbanas, donde el PDJ, un partido que aglutina miembros de distintas ideologías y ex miembros del PDL, incluido Hatoyama, ha logrado imponerse.

Ayer, muchos de los pesos pesados del PLD, entre ellos ministros y ex ministros, perdieron sus escaños, según las proyecciones de los medios de comunicación nipones.

En respuesta a los graves problemas económicos de la nación, el vencedor PDJ ha optado por proponer priorizar el aumento del bienestar de las personas para estimular el consumo doméstico, garantizar el sistema de pensiones y ofrecer subsidios a las familias con hijos para tratar de paliar el problema del envejecimiento y las diferencias cada vez mayores de ingresos.

El PDJ también se ha comprometido a mejorar los servicios de seguridad social y educación y a revitalizar las zonas rurales, apostando por el desarrollo de la agricultura y la industria medioambiental.

'Voté al PDJ porque el país necesita un cambio', dice un votante

'Son medidas inviables si no suben los impuestos, pero eso no lo dicen para no perder votos', opina a la salida del colegio electoral una joven funcionaria que prefiere no decir su nombre. Ha dado su papeleta a un partido minoritario de la oposición, Nuevo Partido Popular, una facción conservadora que se escindió del PLD en 2005. El Nuevo Partido Popular y el Partido Socialdemócrata son los dos posibles candidatos para una coalición con el PDJ en el Senado, donde no tiene la mayoría.

El PDJ asegura que financiará buena parte de las ayudas y de las inversiones en seguridad social con el dinero malgastado por el Gobierno en una burocracia ineficaz.

Queda por ver si Hatoyama logra materializar su promesa de economizar y modernizar el anticuado aparato burocrático y acabar con los sistemas de privilegios reservados a los funcionarios de élite. La razón principal de tanto poder burocrático, explica a Público el economista ruso afincado en Japón, Ivan Tchelichtev, es que 'ningún gobierno hasta ahora ha tenido una visión clara del futuro de Japón'.

En cuestión de política exterior, Hatoyama ha anunciado que quiere establecer unas relaciones con Estados Unidos en un plano más ecuánime y aumentar la integración de Japón con el resto de los países asiáticos, especialmente con China. Él mismo escribió un borrador de constitución en 2005 para aflojar algunas restricciones militares para que Japón pueda tomar parte más activa en misiones humanitarias y de autodefensa.

Hatoyama también ha anunciado su intención de retirar el carguero japonés que provee de fuel a las tropas estadounidenses en Afganistán, pero los expertos no esperan demasiados cambios en las relaciones de Japón con China y Estados Unidos.

Más noticias en Política y Sociedad