Público
Público

La marcha de monjes budistas en Birmania continúa pese a las detenciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las manifestaciones en Birmania pidiendo el fin de la dictadura militar continúan. Hoy, cerca de 22.000 personas, muchos de ellos monjes budistas, han vuelto a salir a la calle en Rangún, Myanmar y Mandalay, la segunda ciudad más grande del país.

La concentración más numerosa transcurre en Rangún, donde unas 11.000 personas, entre bonzos de diversos monasterios de la ciudad y civiles, se han reunido en la pagoda de Shedagon, en el casco antiguo de la ciudad, para rezar y comenzar la marcha pacífica.

Miembros de la Liga Nacional para la Democracia (LND), liderado por la premio Nobel de la Paz Aung Sang Suu Kyi y el único partido político opositor que resiste la presión del régimen militar, han caminado juntos de la mano a ambos lados de la larga fila de religiosos budistas, para evitar que seguidores progubernamentales penetrasen la fila de bonzos.

La amenaza militar 

Al mismo tiempo, varios camiones cargados de soldados han recorrido diversas calles de Rangún esta mañana. Colegios y comercios han cerrado por miedo a que se produjeran enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno y los manifestantes.

Para evitarlo, la jerarquía de la institución budista de Birmania, sometida al control gubernamental, había ordenado a los monjes regresar a sus monasterios.

La mayoría de los monjes que participan en las manifestaciones provienen de monasterios de otras localidades y, durante estos últimos días, se han hospedado en las residencias religiosas de la antigua capital.

Detenciones 

La Asociación de Presos Políticos de Birmania ha denunciado hoy la detención de 218 personas por participar en las manifestaciones que comenzaron el 19 de agosto pasado para protestar por las subidas de los precios del combustibles decretadas por el Gobierno y que han disparado los precios de bienes básicos y otros productos.

La citada organización ha indicado que muchos de los detenidos han sido golpeados durante los interrogatorios y sometidos a tortura psicológica.

La protestas por la carestía de los bienes empezaron convocadas por la LND y la Generación de Estudiantes del 88, grupo fundado en honor del levantamiento estudiantil de 1988, pero los monjes budistas, después de que varios de ellos fueran maltratados por los agentes del orden, tomaron la iniciativa.

Más noticias en Política y Sociedad