Público
Público

"No entiendo el fenómeno de Stieg Larsson", afirma el escritor catalán Andreu Martín

EFE

El escritor catalán Andreu Martín, prolífico autor de novela negra, aseguró hoy que "no entiende" el fenómeno de ventas del escritor sueco Stieg Larsson (1954-2004), autor de la saga "Millenium", publicada en 32 países y con más de diez millones de copias vendidas.

"Leí su primer libro y me gustó mucho, pero no tanto como para inundar el mundo. He leído libros mucho mejores que los de Larsson que han salido simultáneamente, y mi pregunta es: ¿Por que sí a Larsson y no a Jean Sainte Fare Garnot o Don Winslow?", sostuvo Martín en una entrevista con Efe.

Para el escritor español, que esta semana participa en "Santiago Negro", el primer festival de novela negra sudamericano celebrado en la capital chilena, "cuando un gurú de la cultura que trabaja en un determinado periódico adopta un autor, consigue que se imponga".

"El segundo libro (de Larsson) me parece francamente malo, y ningún aficionado me ha podido convencer de lo contrario. A la altura de la página 200 lo estampé contra la pared y el tercero no lo he probado", asegura Martín, para quien la adaptación de la saga en la película homónima "Millenium" es "mucho mejor".

El autor de "Barcelona Connection" explica que los escritores latinoamericanos de novela negra "tienen una forma de escribir el género muy peculiar".

"Hay mucho rencor con la policía en muchos países de América Latina, son novelas un poco agresivas y antipoliciales, a favor de las venganzas personales, algo discutible por los toques facistoides que implican, que se deberían evitar", opina.

Para el escritor, quien ha profundizado en el mundo policial para crear el universo de personajes de sus obras, el oficio del policía es muy "frustrante e ingrato": "siempre llegan tarde, cuando el delito ya ha sido cometido, y se retiran antes de tiempo, porque quienes deciden son los jueces".

Aunque siempre ha escrito de una cosa u otra, Andreu Martín es psicólogo de formación y vive con su pareja que ejerce de psicóloga también, una relación que, según dice, le aporta mucho material para sus novelas.

Otra de sus fuentes de inspiración son los medios de comunicación, que, a su juicio, "retroalimentan" a la novela negra con su tono y sus temas publicados.

"Los periodistas ofrecen un mundo caótico, que no entendemos, y en la ficción tenemos que hacerlo verosímil, facilitar el proceso de análisis del mundo que nos rodea", asegura.

A lo largo de su prolífica carrera, Martín ha incursionado también en la novela erótica, deportiva, histórica y en el mundo del cine y la televisión como guionista, una etapa que le enseñó a utilizar estructuras y a trabajar de forma disciplinada y en equipo, "algo no habitual en los escritores", dice.

Martín ha parido a dos célebres personajes: el detective Flanagan, de creación compartida con Jaume Ribera, y la policía Wendy, protagonistas de sus obras "No pidas sardina fuera de temporada", "La noche que Wendy aprendió a volar" o "Wendy ataca".

De ellos, se queda con Wendy, porque -dice- "aunque a Flanagan le debo los mejores momentos de mi vida, Wendy es una creación propia mía, y a pesar de que no nació con ganas de perdurar, la gente pidió que escribiera más sobre ella, y esto es siempre muy halagador y estimulante".

En cuanto a las mujeres, no sólo como protagonistas sino como autoras de novela negra, Martín opina que la mano femenina enriquece mucho el género y le da unas "dimensiones de humanidad" que ningún autor masculino ha logrado.

Para Martín, la novela policial nace con un juego y una forma de escribir que profundiza en la sociedad a la cual retrata a través del delito y la transgresión.

Pero, según el escritor, el factor más poderoso de la literatura negra es "la capacidad de reflejar los miedos y hacer que parezcan menores a cuando unos los padece".

Un sentimiento redentor tanto para el lector que las lee, como para el autor que las imagina.

Más noticias de Política y Sociedad