Público
Público

La nota máxima de Fitch y Moody's se mantiene

S&P siempre ha sido más dura con la economía española

 

PILAR BLÁZQUEZ

Las agencias Moody's yFitch, las principales competidoras de Standard & Poor's, mantienen todavía la máxima calificación para la deuda española. Pero muchos analistas no descartan que pronto se sumen alas rebajas de S&P. Ayer mismo, Fitch alertó del "riesgo que supone la evolución del crecimiento" del PIB para la evolución de las cuentas públicas españolas.

Esas dos agencias siempre han dado un mayor voto de confianza a las finanzas españolas. Moody's fue la primera en incluirnos en el club de las economías más selectas del mundo, cuya deuda pública luce la matrícula de honor que representa la triple A. Fue en diciembre de 2001. Dos años después, le tocó a Fitch conceder la nota máxima. S&P esperó un año más para subrayar la máxima solvencia de la deuda española. Lo hizo en diciembre de 2004, ya con Rodríguez Zapatero en el Gobierno.

El romance duró poco más de cuatro años. El 12 de enero de 2009, S&P anunciaba que ponía en perspectiva negativa a España, que es como decir "te voy a bajar la nota". Sólo siete días después, la amenaza se convirtió en realidad, rompiendo las normas habituales de las firmas de calificación, que suelen dejar pasar meses.

La pérdida de la triple A fue la dolorosa consecuencia del impacto de la crisis. En aquel momento, los analistas de S&P argumentaron que las debilidades estructurales de la economía española y su evolución era "incompatible con la máxima calificación". El efecto más inmediato de su decisión fue el incremento de los gastos del Estado por el pago de intereses. Si a eso se le suman los derivados de la crisis, resulta una espiral de deterioro de las cuentas públicas que es la que ha motivado la rebaja de ayer.

España no ha sido el único país en sufrir el envite de las agencias de ratings. Le ha pasado a Grecia, aunque en su caso las tres firmas han estado de acuerdo en rebajar su calificación hasta la categoría debono basura. El lunes pasado, S&P también rebajó la nota a Portugal.

En cambio, sorprende que países con serios problemas en sus cuentas públicas, como Reino Unido e incluso EEUU, se jactan de estar fuera de peligro de posibles recortes de su rating.

Más noticias de Política y Sociedad