Público
Público

Obras de Koons, Joana Vasconcelos y Gursky, en subasta de Christie's

EFE

Varias obras de Jeff Koons, un corazón gigante de la portuguesa Joana Vasconcelos y una gran fotografía de Copan (Sao Paulo, Brasil) del alemán Andreas Gursky forman parte de la subasta de arte contemporáneo del próximo 30 de junio en la sala Christie's de Londres.

La subasta tiene lugar unos días antes de la exposición que la galería Serpentine, del Hyde Park londinense, dedicará a Koons del 3 de julio al 13 de septiembre y que se centrará en su serie "Popeye".

Entre las piezas de Koons que se ofrecen al mejor postor figuran las tituladas "Flowers" (Flores), una especie de sopera barroca con flores, todo ello en acero inoxidable, y "Moustache", una extravagante escultura en acero polícromo y hierro forjado.

"Moustache" tiene la forma de un bigote postizo de cada uno de cuyos extremos cuelga un juguete inflable de plástico de esos que se les dan a los niños para que se diviertan en la bañera.

Muy distinta estéticamente es la escultura de la portuguesa Vasconcelos titulada "Corazón Independiente de Oro".

Se trata de un corazón monumental en forma de filigrana inspirado en los colgantes tradicionales conocidos en Portugal como "corazones de Viana", que se regalan a las recién casadas a modo de amuleto para que les traiga suerte.

La artista ha elaborado su corazón gigante ensamblando pacientemente cubertería de plástico amarillo traslúcido sobre un marco de metal y transformando de esa forma unos productos globalmente homogéneos en una escultura muy particular.

El corazón, que suspendido del techo rota lentamente sobre su eje, va además acompañado de una banda sonora con grabaciones de la reina del fado, Amália Rodriguez.

Al igual que su anterior obra "A Noiva" (La Novia), un candelabro también gigantesco construido con miles de tampones, Vasconcelos quiere animar al espectador a tener en cuenta tanto la estructura total de la obra como sus elementos componentes.

"Copan" (2002), fotografía de Andreas Gursky, constituye un perfecto ejemplo de la estética que informa buena parte de las obras de ese artista alemán.

En ella, Gursky ha fotografiado uno de los edificios más ambiciosos del famoso y ya centenario arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, obra que, concebida en un principio para celebrar el 400 aniversario de Sao Paulo en 1954, no se terminó hasta 1966.

La magnitud misma de esa construcción, que contiene más de un millar de apartamentos y setenta negocios, permitió a Gursky captarla de forma tal que sus mínimos detalles parecen fundirse en una magnífica unidad, como ocurre con otra obra icónica del fotógrafo alemán, la titulada "París, Montparnasse", de 1993.

Más noticias de Política y Sociedad