Público
Público

Olmert visita EEUU mientras que su partido se prepara para sustituirle

EFE

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, inicia hoy una visita de dos días a EEUU en la que se entrevistará con el presidente George W. Bush, mientras su partido Kadima se prepara para sustituirle por un escándalo por presunta corrupción.

Anoche, tras reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abás, Olmert puso rumbo a Washington, donde dará un discurso ante los miembros del grupo de presión pro israelí Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí" (AIPAC, sus siglas en inglés).

Su encuentro con Bush se centrará en coordinar posturas ante el programa nuclear iraní y mejorar la coordinación en materia de seguridad entre EEUU e Israel, estrechos aliados.

Estos asuntos de seguridad son "la base de la existencia de Israel", aseguró ayer Olmert en la reunión del consejo de ministros.

El jefe de Gobierno israelí tratará de convencer a su interlocutor de que determine su política hacia Teherán en función de los datos de los servicios de inteligencia israelíes sobre el avance y el peligro del programa nuclear iraní.

Para Olmert, el informe presentado en diciembre por las agencias de inteligencia estadounidenses, que asegura que Teherán suspendió su programa nuclear militar en 2003, infravalora el potencial y el peligro del plan nuclear del presidente Mahmud Ahmadineyad.

En cuanto a la cooperación en materia de seguridad, no se prevé la firma de pacto alguno, pero Israel quiere alcanzar una serie de acuerdos en proyectos conjuntos que aten las manos al próximo inquilino de la Casa Blanca, informa hoy el diario "Haaretz".

Mientras tanto, Olmert deja en casa un frente interno caldeado, con los principales dirigentes de su partido preparándose para unas elecciones primarias.

Los simpatizantes de los grandes nombres del Kadima se han hecho ya con miles de formularios de inscripción de la sede de Petaj Tikva, cerca de Tel Aviv, mientras que las delegaciones locales están actualizando el censo de militantes.

El ministro de Transportes, Shaul Mofaz, es quien más apoyos internos ha logrado, aunque la opinión pública israelí se inclina por la titular de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, según el rotativo.

Mofaz negocia desde hace días con el partido fundamentalista judío sefardí Shas, miembro de la coalición gubernamental, para formar y liderar un Ejecutivo alternativo que evitaría la convocatoria de elecciones anticipadas, cuyo ganador sería el Likud de Benjamín Netanyahu, según las encuestas.

Más noticias de Política y Sociedad