Público
Público

El PP sacará a sus alcaldes a la calle contra Zapatero

Arenas, impulsor de la iniciativa, confiesa que le ha cogido "una gran afición" a manifestarse

MARÍA JESÚS GÜEMES

El PP saldrá de nuevo a la calle. Los conservadores quieren convocar “una gran concentración del municipalismo de España” contra José Luis Rodríguez Zapatero y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), presidida por el socialista Pedro Castro. Según denuncian, las corporaciones locales llevan con los mismos problemas desde hace 30 años y no se está haciendo nada por resolverlos. Así lo anunció este miércoles Javier Arenas en el marco de la XIV Unión Intermunicipal que su partido celebra en Pamplona.

Durante la legislatura pasada, Mariano Rajoy se manifestó en más de una decena de ocasiones contra la política antiterrorista del Gobierno, contra la política del agua y contra los matrimonios homosexuales.

Parecía que, en esta etapa, el principal partido de la oposición no iba a ponerse al frente de la pancarta. Pero hace unos meses, Arenas decidió hacer un llamamiento para que los andaluces participaran en una serie de marchas por el empleo. Ya van cuatro: Córdoba, Almería, Málaga y Cádiz. Y, por lo visto, el vicesecretario de Política Autonómica y Local, viendo que en su tierra daba buen resultado, ha pensado en exportar el modelo.

Arenas reconoció que le había cogido “una profunda afición a la calle” y, tal vez animado por ello, se lanzó a hacer públicas las intenciones de su partido sin haberlo llegado a cerrar con Rajoy. Arenas bromeó sobre ello. Reconoció que le faltaba “discutirlo” con su jefe de filas y señaló, en voz alta, que a lo mejor “le recriminaba” por adelantar tanto los acontecimientos. Pero después, en privado, explicó que su partido lo tenía encarrilado.

Lo que comenzó siendo una idea en una reunión de alcaldes en la sede nacional del PP, el pasado mes de noviembre, adquirió forma definitiva en los viajes de Arenas como senador a la Cámara Alta.

Por lo visto, a Rajoy no le disgusta la idea aunque está pendiente de madurarla. Lo importante, según Arenas, es “fijar” una fecha. Lo que no sabe es si convendría hacerlo para antes del verano o para septiembre.

Los conservadores tienen la impresión de que ya no basta con lo que se hace en los consistorios, en las comunidades autónomas, ni con el trabajo diario en el Congreso y en el Senado. “Tenemos que salir a la calle”, insistió Arenas.

El PP desea que sea una manifestación abierta a todos. “Sean de la ideología que sean”, dijo Arenas invitando a socialistas, a IU, a nacionalistas y a los independientes. Todo con tal de “defender de una vez por todas una financiación local justa”.

El PP presentará dos mociones. Una para pedir que se devuelva a los ayuntamientos el IVA que recupera el Estado del fondo estatal, cifrado en 1.100 millones de euros. Y otra para exigir que la financiación local se afronte de forma paralela a la autonómica. A su juicio, en este punto radica la clave, porque “lo que está en juego de verdad en toda la historia de la financiación autonómica, es el sillón de Zapatero”.

Arenas se despachó a gusto con el presidente del Gobierno y mantuvo que si en las generales el Ejecutivo mintió a los españoles negándoles la crisis, ahora lo iba a volver a hacer diciendo que ya estábamos saliendo de ella.

Y ya que estaban en Navarra, tenían que aprovechar la ocasión para darle cierta publicidad a su partido. Los conservadores no despuntan en la Comunidad Foral desde su ruptura con Unión del Pueblo Navarro. Arenas quiso pedir el voto de sus electores: “Tenemos la oportunidad y la legitimidad de pedir a los navarros de centro derecha que confíen en la candidatura del PP a las elecciones europeas”.