Público
Público

Reixa consigue el aval a su gestión por la mínima

Los socios de la SGAE aprueban las cuentas por 10.994 votos afirmativos (53,13%), por 8.374 negativos (42,95%) y 384 abstenciones (0,92%).

YERAY CALVO

El actual presidente de la SGAE, Antón Reixa, ha visto como la asamblea general de autores que ha tenido lugar este jueves en el Círculo de Bellas Artes de Madrid ha aprobado por la mínima las cuentas tras seis horas de reunión. Una victoria con sabor agridulce: 10.994 votos afirmativos (53,13%),  por 8.374 negativos (42,95%)  y 384 abstenciones (0,92%).  Reixa antes del encuentro vaticinó que sería una minoría la que se opondría a su gestión, pero finalmente ha sacado adelante las cuentas con un margen verdaderamente ajustado, lo que puede significar una tregua momentánea de los más críticos pero no el fin de la pugnas de poder en el seno de la entidad.

Las críticas por falta de transparencia  no han cesado en los últimos días por parte de los opositores, liderados por  José Miguel Fernández Sastrón, rival de Reixa en las anteriores elecciones y uno de los vicepresidentes de la entidad. Un supuesto falseamiento de las cuentas, la desamortización de los inmuebles adquiridos por la Fundación Autor o la polémica subvención recibida a una de sus empresas han sido foco de inestabilidad para el dirigente que afrontaba este jueves una reválida a su gestión.

No obstante, las cosas no empezaban mal para el gallego. Los socios decidían al inicio de la asamblea que la votación se iba a realizar a mano alzada -10.000 por los 6.000 que pedían que fuera secreto-. Este hecho ya apuntaba a una mayoría en la votación final de los partidarios de Antón Reixa, que preferían la primera opción. Sastrón, rival de Reixa en las anteriores elecciones, era partidario del voto secreto ya que en las asambleas regionales celebradas en los últimos 15 días había vencido el ‘no' donde el voto había sido secreto, según el vicepresidente de la entidad. 

Reixa ha centrado su intervención en la asamblea en la parte más política. Antes había dejado paso a los técnicos para que hablaran de parcelas específicas. El presidente de la SGAE ha defendido que su gestión ha sido más "democrática y participativa" que la anterior.  

Además, ha hecho referencia al expediente abierto a los 11 socios a los que ha acusado de fraude: "Se dedican a cambiar notas de obras de dominio público para seguir generando beneficios. Es una práctica irregular. Esto es una sociedad de autores, no de intermediarios y productores. Que cobren, pero no como autores", ha reclamado. "La televisión enriquece la música, pero deben ser reguladas estas prácticas", ha denunciado Reixa en tono enérgico mientras recibía una gran ovación, según fuentes presentes en la asamblea. Además, ha explicado que "en España el retorno de los derechos para las televisiones supera el 30%, mientras que en Francia es del 5%".

En la asamblea se han vivido también momentos de mucha tensión, con cruce de acusaciones. La batalla dialéctica ha llegado con el turno de interpelaciones. Sastrón ha sido muy duro con Reixa y ha insistido en que las cuentas están falseadas. Después ha intervenido De Eusebio, de la ACAM, que ha repetido su discurso y ha protagonizado algunos de los momentos más encendidos de la tarde. Ha insistido en que las cuentas "enmascaran 35 millones de euros del ‘pendiente de identificar' que no ha llegado a los socios. Antes de entrar a la asamblea, De Eusebio aseguraba a los periodistas que  "si sigue esta gestión la SGAE desaparece en menos de un año".

En su opinión, las cuentas "son tramposas  y la auditoría no es fiable ya que ni siquiera incluye un plan de viabilidad". Asegura no entender cómo han podido aparecer 100 millones que se han "identificado milagrosamente". Además, ha afirmado que según la información que manejan "hay sospechas muy fundadas de que el dinero ha ido a multinacionales que declaran sus ingresos fuera de España. Si esto se certifica estaríamos hablando de un delito gravísimo", ha sentenciado. Ha avanzado además que varios autores van a ir a la Audiencia Nacional con "una denuncia bien formada" para que se investigue este hecho.

Pese a las duras críticas, los socios han decidido respaldar la gestión de Reixa. No obstante, el margen tan ajustado puede dar alas a los más críticos para tratar de dar un giro a la gestión de la SGAE.

Más noticias de Política y Sociedad