Público
Público

Las relaciones entre Rusia y la OTAN se recrudecen

Rusia expulsa a dos funcionarios de la OTAN. El Kremlin tacha de 'abierta provocación' las maniobras de la OTAN en Georgia

DANIEL BASTEIRO

Rusia retiró ayer la acreditación diplomática a dos funcionarios de la OTAN como respuesta a la expulsión la semana pasada de dos oficiales rusos de la sede de la Alianza en Bruselas. La decisión de echar al jefe de la oficina de información aliada y a uno de sus empleados, ambos canadienses, coincide con el inicio de unas maniobras militares en Georgiaduramente criticadas por el Gobierno del presidente Dimitri Medvédev.

Desde Bruselas, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, consideró 'muy desafortunada y contraproducente' la decisión de Moscú, que supone la expulsión defacto de los funcionarios.

La Alianza había decidido el mes pasado reanudar las relaciones diplomáticas con Rusia que rompió a raíz del conflicto de Georgia, pero la expulsión, 'que no tiene ninguna justificación', empaña los 'esfuerzos por restaurar el diálogo y la cooperación', según Scheffer.

Sin embargo, la semana pasada la OTAN también expulsó a dos miembros de la representación rusa ante la sede de la Alianza, a quienes acusó de espionaje. Uno de ellos, Vasili Chizhov, es hijo del embajador de Rusia ante la UE, Vladimir Chizhov. Como respuesta, Rusia decidió anular la reunión de ministros OTAN-Rusia que debía celebrarse este mes, alegando las maniobras 'completamente provocadoras' y la 'retirada grosera' de las acreditaciones diplomáticas a los funcionarios rusos.

El jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, definió la expulsión de los funcionarios canadienses como una respuesta equiparable y aseguró que las medidas diplomáticas no irán más allá. 'Queremos una asociación normal y mutuamente beneficiosa y respetuosa con la OTAN', aseguró Lavrov, que esta semana se reunirá con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Las maniobras lideradas por la OTAN en suelo georgiano, consideradas por Rusia como una 'abierta provocación', comenzaron ayer, nueve meses después de la invasión rusa de buena parte del país. Los ejercicios, que la Alianza dice que estaban planeados desde antes del verano pasado, incluyen el despliegue de más de 1.100 efectivos de 16 países incluida España, y fueron también criticadas por los separatistas de Osetia del Sur y Abjasia, dos territorios georgianos que Rusia reconoce como estados independientes.

Más noticias