Público
Público

SAS interrumpe la venta de Spanair, por no encontrar una oferta satisfactoria

EFE

Las aerolíneas Scandinavian Airlines Systems (SAS) comunicaron hoy la interrupción del proceso de venta de su filial española Spanair, iniciado en junio de 2007, al no encontrar una oferta satisfactoria.

SAS justificó la medida por las "exigentes" condiciones del mercado español, los elevados precios del combustible y la presión del sector financiero, que han impedido alcanzar los objetivos y condiciones planeadas en la desinversión.

"El precio que podíamos conseguir no reflejaba el valor de Spanair, una compañía competitiva en costes y la segunda en el mercado español", señaló en un comunicado el director ejecutivo de SAS, Mats Jansson.

Jansson resaltó que SAS había hecho un "profundo análisis" en los últimos meses y que había llegado a la conclusión de que lo mejor era interrumpir el proceso de venta y seguir como accionistas de Spanair, de la que poseen el cien por cien, "comprometidos" en asegurar un futuro rentable para la compañía.

SAS había anunciado varias veces su propósito de cerrar la venta antes del fin del segundo trimestre, si encontraba una oferta satisfactoria; en caso contrario, ya había avisado de que conservaría la propiedad de la compañía.

Desde que SAS puso en venta Spanair hace un año, para fortalecer su posición en el mercado nórdico, varias empresas manifestaron su interés por hacerse con la aerolínea española.

En este grupo se encontraban los anteriores dueños, Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz, propietarios de Marsans, el fondo portugués Longstock Financial, que en un principio se vinculó con la sociedad aeronáutica Gadair, e Iberia junto a Gestair.

Todos los candidatos fueron abandonando su interés a lo largo de este año, comenzando por Marsans, que se retiró en marzo pasado, por no estar de acuerdo con la forma de "subasta" planteada por SAS.

A principios de mayo, anunció su retirada el fondo portugués, y a finales del mismo mes, el Consejo de Administración de Iberia abandonó la puja, por haberse dilatado en el tiempo la operación y haber variado el mercado.

El único candidato que quedaba al final era Gadair, con el apoyo de empresarios catalanes y el grupo árabe Bin Salem de Abu Dhabi.

Spanair fue fundada por los dueños de Marsans, Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz, asociados con Christer Sandah, del Grupo SAS, hace más de veinte años, pasando de operar vuelos chárter con dos aviones, a hacerlo con más de sesenta en vuelos regulares.

En 2003, ambos socios españoles vendieron a SAS el 94,9 por ciento de su participación en Spanair, reservándose el 5,1 restante, y los puestos de presidente y consejero delegado en la aerolínea.

Pascual y Díaz se deshicieron del resto, tras el anuncio de venta, e hicieron una oferta por el cien por cien, que luego retiraron.

La información económica-financiera de Spanair volverá a figurar en los balances del grupo SAS, que la había eliminado una vez puesto en marcha el proceso de venta, informó hoy la aerolínea escandinava.

SAS, que está inmersa en un proceso de reconversión y reducción de plantilla, perdió 1.134 millones de coronas suecas (121 millones de euros) netos en el primer trimestre de este año, lo que supone un aumento superior al 2.000 por ciento con respecto a 2007.

En esa cifra no figuran las pérdidas de Spanair en ese período, que rondaron los 40 millones de euros.

Más noticias de Política y Sociedad