Público
Público

Subida fiscal para las rentas altas

El Gobierno estudia subir los impuestos a las rentas altas para costear las políticas sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno puso ayer sobre la mesa la posibilidad de subir los impuestos a los ricos para poder costear así las médidas sociales que pongan al abrigo de la crisis a los ciudadanos que se están viendo más perjudicados por los rigores de ésta.Y lo hizo nada menos que de boca de José Blanco, ministro de Fomento y secretario de organización del PSOE, quien afirmó que si para ello 'es necesario elevar determinados tipos impositivos a las rentas más altas, habrá que hacerlo'.

Estas declaraciones se producen en medio de la polémica suscitada por la ayuda extraordinaria de 420 euros a los parados sin subsidio y la posibilidad de ampliarla 8 meses más (con el coste que esto supondría). 'Si queremos una inversión pública mayor y más gasto social, eso sólo tiene una solución: incrementar los impuestos', ha dicho el ministro, quien además ha reprochado al PP que reclame bajadas de impuestos y 'luego se apunte a un bombardeo en lo que signifique más gasto'.

La idea ronda los despachos del Ministerio de Economía, desde donde se está analizando la revisión de todas las figuras impositivas de cara a la elaboración de los Presupuestos Generales del 2010, 'aunque no haya ninguna prioridad al respecto'.

Lo que no parece haber es un criterio unánime ante la propuesta de Blanco. La minsitra responsable de la cartera de Economía, Elena Salgado, ya manifestó sus dudas en junio ante la propuesta realizadapor Izquierda Unida en el Congreso, que pedía subir del 43% al 50% la tasa impositiva en el IRPF de los contribuyentes con unos ingresos de más de 84.000 euros anuales. Para la ministra, esta medida generaría unos recursos limitados.

En aquella ocasión, el Grupo Socialista en el Parlamento votó en contra de la moción después de haber anunciado su apoyo unas horas antes tras un acuerdo con IU para que apoyara los presupuestos.

No obstante, el Ejecutivo de Zapatero ya realizó una subida de impuestos este año. En junio incrementó los impuestos sobre el tábaco en 29 céntimos la cajetilla, y en los carburantes añadió un gravámen 2,9 céntimos por litro. Estos incrementos fueron justificados por el Gobierno porque tenían el objetivo de 'desincentivar el consumo perjudicial del tábaco y reducir las emisiones de CO2'.

Precisamente con esta última subida ha comparado Cristobal Montoro, portavoz de Economía del Grupo Popular en el Congreso, las palabras del ministro de Fomento: 'Cuando hablan de subir los impuestos a los ricos, siempre piensan en subirlos a las clases medias, que son las auténticas pagadoras. Así ocurrió con la subida de los carburantes y el tabaco'.

Montoro acusó al ejecutivo de no tener dinero para pagar 'sus grandes servicios públicos', y dijo que la posible ampliación de la ayuda de los 420 euros 'es el máximo exponente de las incongruencias del Gobierno'.

Asimismo, reprochó a Blanco que hable de subir los impuestos a las rentas altas después de que el Gobierno suprimiera el año pasado el Impuesto sobre el Patrimonio, 'que sí que es un impuesto que gravaba de forma efectiva a los ricos en términos de patrimonio, y no de renta, que es lo importante'.

UGT, por su parte, aplaudió las palabras del ministro, al considerar que 'deben pagar más quienes más recursos económicos tengan, y especilamente en este delicado momento de crisis económica'.

El sindicato considera que para ayudar a los trabajadores la actuación política en materia fiscal debe seguir basándose en los principios de equidad y de redistribución de la renta.

Por su parte, Gaspar Llamazares, portavoz de IU, pidió que se amplien las medidas para ayudar a los parados y que, en concreto, la extraordinaria de 420 euros sea retroactiva a partir del 1 de enero de 2009. IU pide un mayor esfuerzo para impedir que estas familias caigan en la exclusión social.

Más noticias en Política y Sociedad