Público
Público

Una terapia breve sin fármacos ayudaría a los insomnes

Reuters

Por Lynne Peeples

Unas pocas consultas yllamadas telefónicas a una enfermera serían suficientes paraayudar a los insonmes a dormir, sugiere un nuevo estudio sobreadultos mayores con problemas del sueño.

Los autores hallaron que más de la mitad de losparticipantes superaron el insomnio crónico al mes de habercomenzado la breve terapia conductual.

El ingrediente clave, según el doctor Daniel Buysse, de laEscuela de Medicina de la University of Pittsburgh, es unalección contraintuitiva: "Si se duerme mal, hay que pasar menostiempo en la cama".

El insomnio afecta a uno de cada cinco estadounidenses, yllega a uno de cada tres entre los adultos mayores; tiene variaconsecuencias físicas, que van desde los accidentes hasta lahipertensión. También afecta la salud mental.

Luego de tres décadas de investigación, la terapiacognitiva conductual es igualmente efectiva que una píldorapara dormir, pero con menos efectos secundarios. Aun así, nosiempre existen el tiempo y los recursos para administrarla,además de su costo, que es de cientos de dólares.

El equipo de Buysse estudió a 79 adultos, de alrededor de72 años, con insomnio crónico.

Al azar, se les entregó material educativo impreso sobre elsueño o se les administró una terapia conductual breve (unasesión presencial de 45-60 minutos, una sesión de seguimientode 30 minutos y dos llamadas telefónicas de 20 minutos cadauna).

En un consultorio común, una enfermera especializada ensalud mental dio las instrucciones para reducir el tiempo en lacama y establecer horarios de sueño-vigilia, y explicó elmotivo biológico de la estrategia, incluido el ciclo diario decambios físicos, mentales y conductuales.

"Esta terapia comprime el sueño en un bloque más sólido. Unsueño más consolidado recompensa más", indicó Buysse.

A partir de respuestas a cuestionarios y diarios de sueño,el equipo halló que dos de cada tres participantes tratados conla intervención habían respondido favorablemente a la terapia alas cuatro semanas, comparado con uno de cada cuatroparticipantes tratados con el material impreso.

La misma diferencia se observó en la cantidad departicipantes que dejó de reunir los criterios clínicos delinsomnio: un 55 versus un 13 por ciento, respectivamente.

Según publica Archives of Internal Medicine, uno de cada2,4 participantes tratados respondió favorablemente y unosuperó el insomnio.

Esa mejoría se mantuvo durante seis meses, según undispositivo de seguimiento del sueño en la muñeca o el tobillo.Pero el equipo no pudo identificar estos beneficios al analizarlos resultados obtenidos con un sistema de monitoreo del sueñomás complejo.

"Muchos insomnes pasan demasiado tiempo en la camapreocupados por su sueño. Esperan tener insomnio. Y lo másexpeditivo es recetarles una píldora", dijo el doctor ThomasNeylan, de la University of California en San Francisco, queescribió un editorial sobre el estudio.

Pero los fármacos pueden provocar desde dependencia hastaalteración cognitiva diurna, con riesgos aun más graves en losadultos mayores, agregó el autor principal, Timothy Monk, de laUniversity of Pittsburgh. La lista de complicaciones incluyecaídas y fracturas óseas.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 24 de enerodel 2011

Más noticias