Público
Público

Termina el encierro de la violinista Patricia Argüelles en una habitación de cristal ante la Puerta de Alcalá

EFE

Patricia Argüelles, la violinista que se encerró el martes pasado ante la Puerta de Alcalá en una "burbuja" de cristal para crear una composición, ha asegurado al terminar su encierro que ha recibido por Internet mensajes de todo el mundo, y hasta declaraciones de amor.

La artista, que durante su reclusión voluntaria sólo podía comunicarse con el exterior a través de un portal de Internet, ha explicado que le han escrito personas de Hispanoamérica, Francia y, por supuesto, España y que incluso le han enviado poemas.

Le hacía gracia, afirmó la artista, que los viandantes se pasaran "horas y horas" observando cómo cocinaba o comía, actividades que para ella no tienen "ningún glamour".

Sólo vivió un momento difícil, ha asegurado, y fue durante la noche del viernes, cuando "había mucha fiesta" y al día siguiente estaba muy cansada y con pocas fuerzas, pero añadió que el apoyo que recibió a través del portal de Internet -Bago.es- le hizo aguantar.

Para componer, se concentraba "sobre todo por las noches", añadió, cuando había menos transeúntes, porque por la mañana estaba "más pendiente" de la gente que la observaba.

Más noticias