Público
Público

El Tour de Francia 2009 parece estar hecho a medida de Contador

Reuters

Por Julien Pretot

Los organizadores del Tour de Francia han diseñado una ruta para la 96º edición que debería encajar con el perfil del ganador de 2007 Alberto Contador, ya que incluye la dura ascensión al monte Ventoux en el penúltimo día de carrera, que posiblemente decidirá el vencedor.

La ronda gala arrancará en Mónaco el 4 de julio, recorrerá 3.445 kilómetros desde el glamuroso principado hasta París y contará con una contrarreloj por equipos por primera vez desde 2005.

La contrarreloj en Montpellier parece hecha a medida del equipo Astana del español Contador, que podría tomar el control de la carrera tan pronto como en la cuarta etapa.

El Astana, que no fue invitado a la edición de 2008 debido a escándalos por dopaje anteriores, será bien acogido de nuevo en la mayor ronda ciclista por etapas, ya sea con o sin el heptacampeón Lance Armstrong.

El estadounidense, que volverá al ciclismo profesional tras tres años retirado, dijo que participaría en el Giro de Italia pero no estaba seguro de su compromiso con el Tour de Francia.

"Depende de él decidir si quiere venir o no", dijo el director de la prueba, Christian Prudhomme, a los periodistas.

"Su regreso (al Tour) no sería ni bueno ni malo. Por supuesto que tiene un carácter especial, pero para el Tour es un corredor como el resto".

JUEGO DE ESPERA

La intimidante cima del monte Ventoux, con un desnivel del 7,6 por ciento en 21,2 kilómetros debería dar a Contador una oportunidad perfecta para distanciarse de sus rivales un día antes de que la carrera llegue a los Campos Elíseos en la capital francesa.

Armstrong intentó ganar cinco veces en el Ventoux en la Dauphiné Libéré y el Tour pero nunca logró imponerse en la cumbre.

"Nadie podrá decir: 'bien, gané el Tour porque tengo una ventaja de 2:30 minutos antes de la penúltima etapa'", dijo Prudhomme. "Pero no diré que Contador vaya a decir que no le gusta la ruta".

No obstante, el Astana tendrá que ser cauto en los Pirineos, donde los no favoritos podrían aprovechar la lucha entre los principales candidatos a la victoria en París que prevén una batalla final en la penúltima etapa.

"Si los grandes equipos se dicen: 'esperemos' en los Pirineos, podríamos tener a otros corredores abriendo grandes huecos con ataques muy alejados de la meta", dijo el director de la competición, Jean-François Pescheux.

El Tour pasará por Suiza y brevemente por Italia. Además regresará a Barcelona por primera vez desde 1965 con una ruta de 17 kilómetros por el interior de la capital catalana.

Más noticias de Política y Sociedad