Público
Público

Wert mantiene medias de 6 y 6,5 para las becas más cuantiosas

El ministro de Educación reconoce que se trata de una reforma ideológica que no responde a motivos económicos y recula sólo en la nota de obtención de ayudas en el acceso a la universidad, que se queda en un 5,5

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Asegura haber recogido las observaciones de los responsables autonómicos de Política Universitaria y hasta de los estudiantes, pero apenas se han reflejado en el papel. El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha comparecido hoy ante los medios para explicar el texto definitivo del proyecto de Real Decreto que modifica los umbrales para la obtención de becas que mañana remitirá al Consejo de Estado y que, en las líneas criticadas, se mantiene prácticamente igual que el anunciado en los últimos días.

Como ya adelantaron los rectores esta mañana, el Ministerio ha dejado el 5,5 de nota media como requisito para obtener la beca de exención de tasas en el acceso a la Universidad. Pero para las ayudas más cuantiosas, aquellas que además de sufragar la matrícula, incluyen una aportación económica para gastos de alquiler, transporte, comida y otros gastos, los alumnos tendrán que obtener un 6,5 de media. 

Wert ha reformado, por tanto, el propio sistema de becas, diferenciando entre ambos tipos de ayuda que, para él suponen 'la diferencia entre pagarles los estudios y pagarles por estudiar'. A raíz de ahí, los requisitos de obtención y mantenimiento de las mismas varían en función de los estudios cursados [ver cuadro inferior].

Así, para seguir beneficiándose de la exención de tasas, quienes estudien enseñanzas técnicas (Ingeniería y Arquitectura) y cursos de Ciencias deberán superar (con un 5, al menos) el 65% de los créditos matriculados; los de Ciencias de la Salud, el 80%; y los de Ciencias Sociales, el 90. Para el otro tipo de becas, el grupo denominado 'fijas, variable y residencia', los de enseñanzas técnicas deberán superar -con un 5, también- el 85% de los créditos o el 100% en el resto de estudios.

La novedad introducida por el ministro está en que existe otra opción para mantener dichas ayudas a partir del segundo curso. Los alumnos de enseñanzas técnicas podrán aprobar sólo el 65% de los créditos, siempre y cuando la nota media de todas las asignaturas alcance el 6. Para los alumnos de Ciencias aumenta la exigencia al 80% de créditos y un 6 de media; para los de Ciencias de la Salud, 80% y 6,5, respectivamente; y para los de Ciencias Sociales, 90% y 6,5. 

¿Ahorro económico o reforma ideológica? El propio ministro ha admitido hoy que 'no es la racionalización y optimización en el uso de este recurso, que se ha incrementado en los últimos años más que ningún otro gasto educativo, lo que está condicionando la estructura de este decreto'. 'Consideramos que estos umbrales de rendimiento están más acordes con la reforma del sistema universitario que estamos preparando con el fin de mejorarlo', añadió Wert. 

El titular de Educación insistió en que no busca 'las becas de excelencia', pero también defendió que 'lo que hace que las becas sean un derecho es que el acceso a ellas responda tanto a criterios económicos como a rendimiento académico', esgrimió, rebatiendo las teorías de algunos expertos que defienden justo lo contrario.

Asimismo, Wert incidió en los datos ofrecidos ayer en el Congreso por la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, para justificar, nuevamente, que 'el 6,5 no es una barrera caprichosa'. Aseguró que el 50% de los alumnos que entran en la universidad con menos de un 6,5 no terminan la carrera y que el 17% de los becarios con una nota inferior a esa abandonan el primer año, 'el doble del de becarios con mejor calificación que dejan los estudios tras el primer curso'. 'Un porcentaje -argumentó el ministro- que supone un coste sin retorno para el sistema'.

En este contexto, defendió el mantenimiento del 6,5, a pesar de que reconoció que en las peticiones de la comunidad educativa existía 'un argumento razonable: un requisito de acceso más exigente no puede impedir que un estudiante acceda a la universidad por falta de recursos'. De ahí la rebaja de dicha nota al 5,5. No obstante, afirmó, sin ofrecer más datos, que 'si bien es cierto que quien vive en un entorno más desfavorecido tiene más dificultades para conseguir un buen rendimiento académico, ese desfavorecimiento ya ha sido superado cuando ese alumno, por su propio esfuerzo, llega a la Universidad'.

Donde sí reconoció Wert que se había equivocado fue en el ámbito de la enseñanza no universitaria. 'Me han parecido razonables los argumentos de los responsables de Educación de las Comunidades Autónomas y también de otros sectores sobre el que imponer un requisito más exigente -aunque no mucho más exigente, defendió- para acceder a las becas de los ciclos superiores no universitarios (Bachillerato y FP) puede plantear ciertas contradicciones con nuestro objetivo de reducir la tasa de abandono escolar temprano', concluyó el ministro.

Por esta razón, como ya había anunciado previamente, la nota requerida para acceder a estas ayudas será de un 5,5 en cuarto de ESO para entrar en Bachillerato, un 5,5 en Bachillerato para FP de Ciclo Superior y, para FP de Ciclo Medio será suficiente con estar matriculado. Para mantenerlas en segundo curso, los alumnos tendrán que aprobar todas las materias excepto una. 

Más noticias en Política y Sociedad