Público
Público

Zapatero afirma que "decir que esto está hecho sería falso. Esto está por ganar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, ha señalado hoy que su partido está logrando movilizar a mucho electorado, pero ha asegurado que Mariano Rajoy sigue siendo "un rival difícil", por lo que "decir que esto está hecho sería falso. Esto está por ganar".

Durante un encuentro con los periodistas que siguen la caravana electoral socialista, Zapatero ha rehusado responder si el PSOE confía en lograr una mayoría absoluta o incluso dar un pronóstico -"a tres días es delicado", ha dicho-, y se ha limitado a insistir en que el objetivo es ganar y lograr una mayoría "amplia", "menos ajustada" que en esta legislatura.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que este domingo no se trata de dar una "lección al PP", sino que hay que lograr que los próximos cuatro años "sean un tiempo político distinto, donde la crispación pase a ser un mal recuerdo, la descalificación la excepción, las buenas formas la manera habitual de comportarse y, en definitiva, que sea la legislatura de la convivencia, el sosiego y la tranquilidad".

"Esto (la crispación) es lo que queremos que pierda en las urnas", ha afirmado, antes de apuntar que las decisiones electorales no deben depender del grado de crispación o de la capacidad de descalificar al otro, sino de los proyectos.

En este sentido ha apostado por reforzar la capacidad de diálogo entre los dos principales partidos y, tras afirmar que atribuir la responsabilidad de la crispación al cien por cien al PP sería "poco objetivo", sí le ha atribuido la parte fundamental, debido -ha dicho- a la "difícil digestión" que han tenido del 14-M.

Zapatero ha considerado que en la próxima legislatura tendrá que mejorarse el diálogo con el PP en el sentido de que habrá que separar "lo que te puede convenir ese día políticamente de lo que puede venir bien a largo plazo". "Creo que ha habido mucha ansiedad táctica", ha resumido en alusión a esta legislatura.

El candidato socialista dice llevar la campaña bien, dormir sus habituales seis o seis horas y media, y estar preparado para cualquier resultado, porque "en democracia lo primero que tienes que aprender es a estar preparado para no ganar. Eso te hace ser más demócrata".

Para los últimos tres días de campaña se propone dar lo mejor de sí mismo en cada acto, expresar su gratitud a la gente y volcarse en trasmitir más confianza, pero no anunciará nuevas promesas, porque "no tiene sentido" a pocos días de las elecciones.

No tiene la impresión, ha dicho, de haber dirigido su discurso más hacia la izquierda estos días, simplemente se ha dedicado a exponer "los mismos principios de siempre", la solidaridad, la paz o la convivencia.

Sobre otro de los temas estrella de la campaña, la inmigración, ha considerado que el PP lo está utilizando como diatriba política, y le ha restado importancia asegurando que es una táctica que no dará frutos a medio plazo, y que hay consenso social sobre los extranjeros.

Preguntado por la participación de Felipe González en la campaña y por la alusión a Rajoy calificándole de "imbécil", Zapatero ha agradecido su grado de compromiso y apoyo con el PSOE, y ha recordado que al día siguiente rectificó sus palabras, lo que "le engrandece".

También ha tenido elogios para Pedro Solbes, que "ha estado fenomenal", y mucha gente "le ha descubierto su brillante sentido del humor".

Zapatero ha insistido en que el primer "dossier" que abrirá si vuelve a ganar las elecciones será el del acuerdo social con empresarios y sindicatos, para animar la economía y plantear pactos desde la política industrial, educación, productividad o cambio climático.

Finalmente, y preguntado por la relación con Cataluña, Zapatero ha asegurado que estos años han pasado muchas cosas en esta comunidad "que tendrá frutos en términos sociales, económicos y de infraestructuras".