Público
Público

Zapatero quiere gobernar con estabilidad garantizada y apunta a CiU y el PNV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha mostrado su deseo de gobernar la próxima legislatura con una estabilidad "con proyección en el tiempo, garantizada y que pueda ser desde el inicio" y ha apuntado a CiU y al PNV como los dos principales grupos para lograrla.

Entrevistado en Telecinco, Zapatero ha señalado que "los dos principales grupos" son CiU, con sus "diez u once escaños" y el PNV, con seis diputados, aunque ha dejado claro que hablará con ellos "sin perjuicio de que pueda dialogar con todos".

Ha citado así al BNG y a Izquierda Unida, fuerza ésta última que ha sufrido un retroceso "notable" pero con la que siempre ha querido tener "una relación de colaboración y respeto".

Zapatero ha insistido en que su deseo es contar con "la máxima estabilidad" durante la próxima legislatura y ha considerado que las circunstancias, los 169 escaños conseguidos, la hacen "más fácil de gestionar".

En el próximo Gobierno, según ha apuntado, habrá "caras nuevas", pero su propósito es que continúen "los dos pilares" de la pasada legislatura, los vicepresidentes María Teresa Fernández de la Vega y Pedro Solbes.

El líder del PSOE ha avanzado también que, en cuanto pasen "unos días razonables" y se despeje "la resaca electoral", tiene intención de hablar con el presidente del PP, Mariano Rajoy, para establecer un primer contacto, antes de mantener reuniones "más a fondo".

Los dos temas principales: la unidad en la lucha antiterrorista y la renovación de los órganos constitucionales.

En el primero de los puntos, Zapatero ha apostado por recuperar el diálogo "una vez que las urnas han hablando".

A su juicio, todos deben estar "en la nueva etapa, pensando en el futuro, más que en volver hacia atrás".

Para la renovación de los órganos constitucionales -el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional-, Zapatero ha considerado también que es imprescindible el acuerdo el PP y del PSOE, imposible en la pasada legislatura.

Sobre el importante apoyo recibido por los socialistas en Cataluña y en el País Vasco, ha asegurado que se trata de "una buena noticia" tanto para el PSOE como para España, ya que se demuestra que hay un proyecto integrador que puede alcanzar una importante representación en esos territorios.

De hecho, a su juicio, se trata de una de las más importantes consecuencias de las elecciones.

Respecto a los resultados en territorios donde el PSOE ha perdido peso, como Madrid o la Comunidad Valenciana, ha recalcado que en ambas Comunidades los socialistas han conseguido el respaldo de alrededor del 40 por ciento del electorado, porcentaje "muy considerable".

No obstante, ha reconocido que el PSOE tiene que realizar "una tarea muy poderosa" en esas Comunidades, "desde la tranquilidad que da tener una victoria electoral clara" y un partido con "una gran cohesión interna".