Antes de entrar en materia, hemos de recordar que no debes lanzarte a plantar nada sin informarte o consultar si esa planta o ese árbol puede plantarse en la época del año en la que estás, ya que existen haber muchas diferencias entre unas especies y otras. Como norma general, los frutales suelen plantarse en marzo, cuando empieza la primavera, pero hay algunos que puedes plantar tiempo después, como los melocotoneros o los limoneros.

En todo caso también tienes la opción de comprar, en las floristerías o en los viveros, árboles frutales en su maceta, con lo que solo deberás darles los cuidados adecuados en tu hogar. Sea como fuere, toma nota de media docena de árboles frutales que puedes cultivar en una maceta en tu casa y que te darán más de una alegría cuando empieces a ver sus frutos.

Limonero

limones
Fuente: Pixabay/jeannetteItalia

Al igual que sucede con el resto de la fruta, no hay nada como los limones recién cogidos del árbol. Pues estás de enhorabuena, porque los limoneros son adecuados para cultivarse en macetas. Soportan muy bien las podas, así que resultan ideales si quieres colocar uno en tu terraza o balcón. En verano, necesitarás regarlo cada par de días, pero el resto del año podrás hacerlo una vez a la semana sin problema.

Naranjo

Los naranjos son otro de los cítricos que puedes cultivar en casa. Ten cuenta que el clima no debe ser muy frío para que crezcan sin problemas y reciban los cuidados adecuados, ya que necesitan climas cálidos y húmedos. Debes podarlos desde el primer año, de manera que al terminar el invierno tendrás que cortar los tallos muertos.

Melocotonero

melocotonero
Fuente: Pixabay/yusumania

Una de esas frutas estrella de nuestros veranos es el melocotón. Pues también puedes elegir tener un melocotonero en casa, ya que permiten ser cultivados en maceta. Este tipo de árboles es perfecto para huertos urbanos, la terraza o un rincón muy soleado de tu casa junto a la ventana. Además, sus flores son preciosas.

Cerezo

Los cerezos, con sus hermosas flores y sabrosas frutas, también pueden plantarse en macetas. Además, se dan estupendamente en lugares con clima suave y resisten bien las temperaturas bajas, de hecho, las prefieren a las elevadas. La mejor época para cultivarlos es a finales del otoño, aunque siempre puedes comprar un árbol joven. Sin duda, es uno de los árboles frutales más decorativos para el hogar.

Grosellero

grosellas
Fuente: Pixabay/Pavlofox

Las grosellas son de esas frutas saludables que tanto valen para momentos de sano picoteo como para preparar nuestros mejores zumos o dulces. Pues si te gustan tanto como a nosotros, te sorprenderá lo fácil que es cultivar en maceta un grosellero. En realidad, se trata de un arbusto que puede rozar los dos metros de altura y que necesita mucha agua y un clima húmedo y frío, aunque soporta temperaturas hasta los 30 ºC.

Manzano

manzano
Fuente: Pixabay/congerdesign

Entre la gran variedad de manzanas que hay solo tienes que elegir tu preferida para seleccionar el manzano que debes plantar en casa. No obstante, ten en cuenta que lo mejor es que compres ya un árbol si vas a querer comer unas ricas manzanas de temporada, que sea autopolinizable, como el resto de frutales recomendados para las macetas, y que la variedad sea adecuada para el clima en el que vives.

Consejos para el cuidado de los árboles frutales

Cualquiera de los árboles frutales que te proponemos deben de contar con una maceta adecuada. Elige siempre una ancha y profunda, para que tenga espacio suficiente para cuando crezcan sus raíces, y ten en cuenta que deberás trasplantarlo cada dos o tres años. De igual modo, recuerda que el sustrato y el abono son otro de esos elementos importantes para que tu árbol frutal esté bien nutrido, al igual que sucede con las plantas, y que cuanto mejor sea el sustrato específico que utilices para él, más sabrosos y jugosos serán sus frutos.

Además, debes tener en consideración que estos frutales nunca alcanzarán el tamaño de los árboles plantados en el suelo, de manera que sus frutas tendrán menor tamaño, pero su calidad será mayor y su sabor más concentrado. Lo que tienes que hacer para cuidarlos es podar las ramas y las raíces siempre que sea necesario y tenerlos al sol lo máximo posible. A los árboles frutales el sol les apasiona, así que necesitarás que les de muchas horas al día para que estén sanos y maduren sus frutos. Eso sí, recuerda protegerlos de las ráfagas del viento, que sí que pueden provocarte más de un disgusto.

Toma nota también de que debes regar con frecuencia y utilizar algún insecticida específico para evitar las plagas que les atacan, especialmente, en primavera y en verano. Con todo ello, degustarás las frutas cultivadas en tu propia casa.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here