Los abonos más adecuados para tus plantas

Te facilitamos conocer los abonos más adecuados para tus plantas, con la finalidad de que puedas cuidarlas como se merecen en cualquier época del año

plantas
Fuente: Pixabay/GAD-BM

Si eres un amante de las plantas, seguro que te importa conocer todo lo necesario para cuidarlas y que crezcan lustrosas y felices. Así las cosas, la utilización de fertilizantes es necesaria antes o después en algún momento de su desarrollo, aunque como base debes saber que una planta sana no necesita ningún tipo de abono.

No obstante, en ejemplares jóvenes o en algunos casos en que requieren algún suplemento adicional, resultan imprescindibles. De tal manera, lo mejor es que conozcas los abonos más adecuados para tus plantas por si necesitas echar mano de ellos y cuidarlas en cualquier momento del año como se merecen.

Abonos orgánicos

plantas
Fuente: Pixabay/GAD-BM

Según su forma de presentación, podemos distinguir entre varios tipos de abonos: los sólidos y los líquidos. Los abonos sólidos de origen orgánico son los más ecológicos. Aquí se clasifica el mantillo o el compost que puedes preparar en casa, pero también otros como los preparados con algas, el estiércol o la turba. Pueden aplicarse en el fondo o en la superficie.

Los abonos de este tipo resultan adecuados para proteger las raíces de las heladas, como uno de esos cuidados imprescindibles para tus plantas en invierno. Asimismo, suelen echarse aprovechando la época de poda para favorecer el crecimiento y la resistencia ante las enfermedades.

De igual modo, los puedes usar cuando plantas alguna o cuando la trasplantas de una a otra maceta, para que los ejemplares y esquejes prendan bien. Para ello, tendrás que mezclar el abono con la tierra, aunque nunca más de un 5 % del volumen, pues en caso contrario sería pernicioso para las raíces y provocarías un efecto contrario al deseado.

Abono granulado

Fertilizante
Fuente: Pixabay/fabersam

El abono granulado es otro tipo de abono sólido que se esparce por la tierra como fertilizante. Se presenta en pequeñas esferas de entre 1 y 4 milímetros, o bien en grandes gránulos de entre 1 y 3 centímetros. Los hay de liberación lenta o rápida, en función de cuánto tiempo tardan en liberar todos los nutrientes. Es adecuado tanto para las plantas que tienes en casa como para las plantas del jardín.

Para aplicarlos, debes limitarte a la dosis que indique el envase, antes de colocarlos en las macetas o jardineras. Luego, recuerda cubrirlo con algo de sustrato. Normalmente, cuentan en su composición con nitrógeno, fósforo y potasio, aunque también encontrarás en el mercado abono orgánico granulado.

Bastones y clavos de abono

Los clavos, palos, barritas o bastones de abono presentan los nutrientes en un formato sólido y los van liberando con lentitud una vez colocados a los pies de la planta. Lo más adecuado es que entierres los clavos a un centímetro de profundidad en el sustrato y a unos pocos centímetros del borde de la maceta. Recuerda consultar las instrucciones del fabricante ya que, según el diámetro de la maceta, te recomendará colocar cierta cantidad de ellos. Normalmente, se pone un clavo o palo para una maceta de 10 centímetros de diámetro.

Al colocar estos bastoncillos o varillas no solo contribuyes a que la planta crezca sana y con un color brillante, sino también a que esté más fuerte para resistir plagas y enfermedades. Suelen aplicarse cada 2 o 3 meses.

Abono soluble

Regadera
Fuente: Pixabay/annawaldl

Tal y como indica su nombre, el abono soluble está preparado para disolverse en el agua de regar. Se trata de un tipo de abono más potente que los que ya se presentan en estado líquido, así que se debe respetar la cantidad indicada por el fabricante a la hora de su fabricacióhn. Normalmente se presentan con un pequeño dosificador y son más fáciles de usar con regaderas o riegos en casa para calcular mejor la dosificación y no excederse.

A la venta, encontrarás abonos solubles universales pero también especiales para césped o cítricos, entre otros. En su presentación más habitual suelen estar teñidos de color azul o verde. Ten en cuenta que su precio suele ser algo más elevado que el de los abonos líquidos, aunque también es verdad que su duración suele ser mayor.

Abonos líquidos

abono líquido
Fuente: www.amazon.es

Los abonos líquidos son rápidos y fáciles de utilizar, así que suelen ser una opción muy frecuente. De hecho, es la más adecuada para abonar las plantas de interior o aquellas que están en el exterior en macetas. Al igual que el abono soluble, el abono líquido debe disolverse en el agua de riego y está pensado para usarse cada 15 o 20 días. Son los más recomendados para plantas tropicales.

Encontrarás el abono universal, para todo tipo de plantas, tanto en formato líquido como granulado. Te recomendamos también el abono líquido para tus orquídeas o el específico para las plantas verdes, ya que incluye hierro y potasio. También lo encontrarás especial para plantas con flor, como geranios y rosales, cactus y bonsáis, entre otros.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here