Las prácticas sostenibles que pueden adoptarse en el desarrollo de cualquier actividad económica resultan imprescindibles si deseamos cuidar el medio ambiente y, con ello, proteger también el bienestar de nuestro entorno y nuestra calidad de vida. De tal forma, la economía circular y sostenible trae buena cuenta de ello y lo que nosotros podamos hacer de manera individual también.

En el sector servicios, a menudo pasamos por alto como consumidores que los bares, cafeterías y restaurantes originan una gran cantidad de residuos y consumen mucha energía, por lo que esas buenas prácticas se notan sobremanera cuando las llevan a cabo. Para que comprendas cómo es su funcionamiento, hoy te contamos qué es la restauración sostenible.

Restauración sostenible

Desayuno
Fuente: Pixabay/Engin_Akyurt

La restauración sostenible es aquella que desarrolla su actividad teniendo en cuenta parámetros de sostenibilidad que abarcan desde la formación del personal y la máxima eficiencia energética hasta la mejor gestión de residuos, siempre con la finalidad de reducir la contaminación, proteger el medio ambiente, fomentar un consumo responsable y propiciar el ahorro de energía siempre que sea posible.

En base a ello no resulta difícil distinguir los establecimientos que implementan la restauración sostenible, en los que se piensa en las personas y el planeta y se otorga especial importancia a los productos Km 0, principalmente de temporada, ecológicos, procedentes de comercio justo y respetuosos con el bienestar animal.

Gracias a estas medidas, se cuida el medio ambiente y se fomenta la economía de proximidad, al tiempo que se evita el despilfarro.

Control de residuos alimentarios

Cocktails
Fuente: Pixabay/stokpic

Sin duda alguna, uno de los puntos más relevantes dentro de la restauración sostenible es el control de residuos alimentarios. Pinchos que no se toman, pan que sobra, raciones que no se comen completas, bebidas o alimentos que caducan, compras excesivas de determinado producto… Al final, se estima que entre un 4 % y un 10 % de la comida que realizan los restaurantes termina en la basura.

Los establecimientos sostenibles buscan reducir al máximo los desperdicios. Para ello controlan las cantidades que adquieren de un producto para que no termine caducando y adoptan hábitos tan sencillos como, por ejemplo, preguntar al cliente si desea el pincho de cortesía antes de ponerlo en la mesa para no correr el riesgo de que termine olvidadoy haya que tirarlo. Se priorizan asimismo las compras a granel y se presupuesta adecuadamente la comida del personal, entre otras medidas.

Control de gasto energético

Cocina
Fuente: Pixabay/Free-Photos

El gasto energético es otra de las preocupaciones de muchos locales que ven como sus facturas se disparan cuando se habla de luz, gas o agua. El consumo energético tiene que controlarse como el de alimentos y bebidas. Así, se establecen pautas para no malgastar la energía de forma innecesaria, como instalar sistemas de luces con sensor en los baños y en los secadores de manos para que se activen y apaguen solos.

De igual modo, los electrodomésticos han de ser de la máxima eficiencia energética y se deben tener solo los necesarios. Llenar la cocina con pequeños electrodomésticos y maquinaria de última generación suelen ser gasto inútil y termina ocupando un espacio precioso sin que se amortice su compra la mayoría de las veces.

Utilización de materiales reciclables

bar
Fuente: Pixabay/MichaelGaida

Junto la energía y el control de residuos, un restaurante sostenible también se caracteriza por utilizar productos elaborados con materiales reciclables. Hay que tener en cuenta que la mitad de los residuos que se generan en los restaurantes son materia orgánica, pero el resto se divide en cartón, papeles y embalajes, así como otros residuos. Por este motivo, se debe incrementar el uso del vidrio y reducir al máximo el de plásticos.

De tal manera, los envases plásticos de comida a domicilio, así como platos, vasos y cubiertos plásticos tienen que sustituirse por otros. Hay otras opciones en el mercado, como los fabricados en cartón, bambú o caña de azúcar. Por supuesto, todos los residuos generados en la restauración sostenible deben reciclarse de la manera adecuada.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here