Público
Público

Un asteroide como el que arrasó Tunguska 'roza' la Tierra con solo 21 horas de aviso

La NASA estima que mide de 48 a 110 metros de ancho, lo que hace que el objeto rocoso sea hasta 3,6 veces mayor que el que arrasó 2.000 kilómetros cuadrados de bosque cuando explotó sobre la región siberiana de Tunguska en 1908.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

El asteroide pasó entre la Tierra y la Luna el 15 de abril, solo un día después de ser descubierto. / EP

Un asteroide de tamaño similar al que explotó hace más de 100 años en la región rusa de Tunguska en Siberia pasó entre la Tierra y la Luna el 15 de abril, solo un día después de ser descubierto.

El asteroide, designado 2018 GE3, hizo su aproximación más cercana a la Tierra alrededor de las 06.41 GMT, a una distancia de 192.000 kilómetros, o aproximadamente la mitad de la distancia promedio entre la Tierra y la Luna, según el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) de la NASA.

La NASA estimó que este asteroide mide de 48 a 110 metros de ancho, lo que hace que el objeto rocoso sea hasta 3,6 veces mayor que el que arrasó 2.000 kilómetros cuadrados de bosque siberiano cuando explotó sobre Tunguska en 1908.

Este nuevo asteroide es de tres a seis veces más grande que otro meteoro reciente, el que se desintegró sobre Chelyabinsk, Rusia, en 2013. Ese objeto hirió a más de 1.200 personas y dañó miles de edificios hasta a 93 kilómetros de distancia del sitio de impacto de los restos.

"Si 2018 GE3 hubiera golpeado a la Tierra, habría causado daños regionales, no globales, y podría haberse desintegrado en la atmósfera antes de llegar al suelo", informó SpaceWeather.com.

"Sin embargo, es un asteroide significativo, que ilustra cómo incluso las grandes rocas espaciales todavía pueden tomarnos por sorpresa. 2018 GE3 se encontró menos de un día antes de su máximo acercamiento".

El asteroide 2018 GE3 fue detectado por primera vez el sábado (14 de abril) a las 09.23 GMT por astrónomos en Catalina Sky Survey, un programa patrocinado por la NASA en la Universidad de Arizona en Tucson.

Este primer avistamiento ocurrió solo 21 horas antes del acercamiento más cercano del asteroide a la Tierra, informa Space.com.