Público
Público

Privacidad Google te localiza siempre, quieras o no

Una investigación avalada por expertos de la Universidad de Princeton detecta que Google ignora al usuario que configura la privacidad de su teléfono para que no rastree la geolocalización de su dispositivo.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7

ARCHIVO

La agencia de noticias AP muestra en exclusiva cómo muchos servicios de Google en móviles (tanto los que funcionan con Android como los iPhones) almacenan datos de la ubicación geográfica incluso si el portador lo configura para impedir que la compañía localice el dispositivo. Mientras Google se defiende y alega que sus herramientas de privacidad son claras y precisas, lo cierto es que muchos datos de localización del usuario son recogidos como "actividad en la web y en aplicaciones”, no como “historial de ubicaciones".

De esta forma, la investigación muestra que cómo Google, por un lado, informa al usuario que puede "desactivar" el historial de ubicaciones "en cualquier momento" ("los lugares a los que vas ya no están almacenados", asegura la compañía) pero, por otro algunas aplicaciones de Google almacenan automáticamente los datos de ubicación con una marca de tiempo incluso con la mencionada función desactivada. Es posible borrar esos datos, aunque requiere tiempo y esfuerzo.

Así, Google almacena dónde estás cuando simplemente abres la aplicación ‘Mapas’. También guarda algunas búsquedas que no tienen nada que ver con la ubicación con una geolocalización extraordinariamente precisa.

La investigación de AP, avalada por científicos informáticos de la Universidad de Princeton, indica que este problema de privacidad afecta a unos 2.000 millones de usuarios de dispositivos que funcionan con Android de Google, así como a cientos de millones de usuarios de iPhone en todo el mundo que usan los mapas y servicios de Google en el teléfono.

Mapa parcial en el que se muestra cómo Google recogió geolocalizaciones. AP

Google se defiende y afirma que existen varias formas en las que se puede "usar la ubicación para mejorar la experiencia de las personas", incluido el historial de ubicaciones, la actividad de las aplicaciones, y servicios de localización de dispositivo. "Proporcionamos descripciones claras de estas herramientas y controles robustos para que las personas puedan activarlas o desactivarlas, y eliminar sus historiales en cualquier momento".

El problema que denuncia esta investigación es que, para evitar que Google guarde estos datos de ubicación, es necesario desactivar otra función que no hace referencia directa a la geolocalización, llamada "actividad en la web y en aplicaciones", que además viene habilitada de manera predeterminada. Esa configuración almacena información de las aplicaciones y sitios web de Google en la cuenta de Google del usuario.

Con esa función activada, aunque se desactive el "historial de ubicaciones", Google no deja de recopilar marcadores de ubicación. Es posible eliminar estos marcadores de ubicación a mano, pero es un proceso tedioso para el usuario ya que debe seleccionarlos individualmente, a menos que desee eliminar toda su actividad almacenada.