Público
Público

Tomar el sol con escasa protección es la causa principal del cáncer de piel y su envejecimiento

El cáncer de piel es el tipo de tumor más frecuente en España y el que más crece cada año. Dos especialistas cuentan qué medidas tomar para prevenir esta enfermedad de graves consecuencias.

Tomar el sol sin protección no sólo es la principal causa del cáncer de piel, sino también del envejecimiento prematuro. /EFE

PÚBLICO

El cáncer de piel es el tipo de tumor más frecuente en España y el que más crece cada año. “Estamos asistiendo a un crecimiento exponencial del cáncer de piel. Cada año que pasa aumenta aproximadamente un 10%, lo que supone que desde 2010 el crecimiento ha sido de casi un 40%. Lo más alarmante es que en la gran mayoría de los casos se puede prevenir”, afirma el doctor Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral.

La predisposición genética a tener un elevado número de lunares (nevus o lesiones pigmentadas) y los antecedentes familiares son factores importantes a tener en cuenta a la hora de desarrollar un cáncer de piel. Sin embargo, el principal causante del cáncer de piel, tanto melanoma como no melanoma, es la exposición al sol sin la protección adecuada.

"Los dermatólogos queremos desterrar la idea de que sobreexponerse al sol y estar muy moreno es sinónimo de belleza", afirma el doctor
Miguel Sánchez Viera

La protección ante los rayos solares (ultravioletas A y B e infrarrojos) es fundamental para prevenir la aparición de un cáncer de piel en un futuro. Sobre todo, hay que tener especial cuidado con los bebés y los niños, ya que tienen la piel más fina y menos melanina. Sin embargo no hay que olvidarse de los adolescentes, los pacientes a los que menos afectan las campañas de prevención y sensibilización, ya que hasta los 18 años se recibe hasta el 80% de la radiación solar que se soporta durante toda la vida.

La exposición al sol no sólo es la principal causa del cáncer de piel, sino también del envejecimiento prematuro de la piel. Los rayos ultravioletas provocan la aparición de radicales libres, responsables de la oxidación celular y de la aceleración del proceso de envejecimiento de la piel. Aparición de arrugas y manchas que quitan a la piel uniformidad y luminosidad, deshidratación y brotes de acné, son solo algunos de los efectos secundarios del efecto de los rayos solares o de las cabinas de rayos UVA sobre el rostro y el cuerpo en general.

“Los dermatólogos queremos desterrar la idea de que sobreexponerse al sol y estar muy moreno es sinónimo de belleza. Recordamos siempre a nuestros pacientes que además de ser la principal causa del cáncer de piel, también lo es del fotoenvejecimiento”, asegura Sánchez Viera.

Prevención del cáncer de piel

No exponer al sol a los menores de 3 años, no tomar el sol en las horas centrales del día, utilizar cremas con SFP 50 antes de la exposición al sol y renovarlas con asiduidad, evitar las sesiones de rayos UVA y utilizar prendas, sombreros o gorras y gafas de sol homologadas son las precauciones básicas para prevenir el cáncer de piel.

“En EEUU y algunos países nórdicos, ante el imparable avance de esta enfermedad, ya se están comercializando prendas de vestir con SPF homologados que incrementan la protección de una manera sencilla. Es probable, que esta tendencia llegue a nuestro próximamente, ya que aunque la concienciación de los españoles ha aumentado, la incidencia del cáncer de piel también lo está haciendo”, explica.

Regla del ABCDE del cáncer de piel. /IDEI


Regla del ABCDE y visita periódica al dermatólogo


El ABCDE de los lunares (nevus) es una regla mnemotécnica internacional que nos permite de una forma sencilla saber qué tipo de cosas tenemos que tener en cuenta a la hora explorar y analizar los lunares que tenemos en nuestro cuerpo. Cualquiera de las alteraciones en los lunares o la aparición de lesiones en forma de herida o grano que no curan, sangran o pican, debe ser un motivo obligado de consulta con el dermatólogo.

“La visita periódica al dermatólogo debería ser interiorizada por las personas como, por ejemplo, lo hacen las mujeres con las revisiones ginecológicas. Si se tomaran las medidas preventivas necesarias, se acudiera periódicamente al especialista para una revisión y, caso de existir un cáncer de piel, se detectara precozmente, podríamos evitar las muertes por cáncer de piel. En la actualidad esto no es posible, pero sí conseguimos tasas de curación por encima del 95%”, asegura Sánchez Viera.

Entre los diferentes tipos de cáncer de piel que existen el más peligroso es el melanoma. Según los últimos datos manejados por la Sociedad Española de Oncología Médica, en 2012 se diagnosticaron 5.000 nuevos casos de melanoma y provocó el fallecimiento de casi 1.000 personas. Es el tipo de cáncer más agresivo, suponiendo más del 80% de los fallecimientos a causa del cáncer de piel.

“En general, la gente conoce los riesgos, pero pone medidas insuficientes”, asegura el doctor Javier Gutiérrez Valls

En España preocupa especialmente

Sólo en los últimos cuatro años, se estima que los casos de cáncer de piel en nuestro país han aumentado un 38%. “La incidencia del cáncer de piel incrementa de forma constante en España y, aunque muchos organismos públicos lanzan campañas de prevención cada verano, los ciudadanos parecen no prestar la atención suficiente”, alerta por su parte el doctor Javier Gutiérrez Valls, dermatólogo de tuMédico.es. “En general, la gente sabe, pero pone medidas insuficientes”. Según este dermatólogo, el 99% de los casos de cáncer de piel se podrían haber evitado con prevención.

En España, por a su climatología y geografía, la exposición al sol es superior a la de otros países. “Evidentemente hay más casos en Andalucía que en Galicia”, asegura. Pero lo que realmente debe alertar a la población es que “los casos de cáncer de piel, tristemente, van en aumento, y cada vez en gente más joven”.

Este especialista aconseja la visita al médico cuando se detecten “heridas que no curan, cambios de color en pecas, lunares que duelan, sangren o crezcan”. A nivel preventivo, recomienda “el uso de filtros solares adecuados y ropas que protejan de la radiación, sobre todo en niños y ancianos, que son los grupos más sensibles”.

“Tanto la genética como la exposición al sol tienen muchísimo que ver con el desarrollo de cáncer de piel”, afirma. Teniendo en cuenta esta realidad, también recomienda acudir al dermatólogo frente a cualquier anomalía en nuestra piel y tener en cuenta las medidas preventivas sobre todo en verano.