Público
Público

Centro Cultural Conde Duque Natalia Álvarez-Simó, la "semidesconocida" que actualizó los Teatros del Canal

La comisaria asumirá el máximo cargo del Centro Cultural Conde Duque tras el cese inmediato por parte del Área de Cultura de Andrea Levy de sus anteriores gestores, Isla Aguilar y Miguel Oyarzun. La nueva responsable fue destituida por Marta Rivera de la Cruz (Cs) de los Teatros del Canal hace apenas cuatro meses.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La comisaria Natalia Álvarez-Simó durante una entrevista.- RTVE

Continúa la purga en los centros culturales madrileños, y por cada cargo que cae –legitimado por concurso público–, uno nuevo es designado de manera unilateral. Tras la destitución este viernes sin previo aviso de Isla Aguilar y Miguel Oyarzun al frente del Centro Cultural Conde Duque, Natalia Álvarez-Simó (Santa Cruz de Tenerife, 1977) asumirá el máximo cargo de dicha institución. La comisaria fue destituida hace apenas cuatro meses de los Teatros del Canal por la nueva consejera de Cultura, Deportes y Turismo de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz. Una coreografía de altas y bajas que baila al son de la inestabilidad política.

La salida de Álvarez-Simó de los Teatros del Canal ya fue sonada. Con una tasa de ocupación de los teatros que rondó el 85%, su destitución generó malestar en el ámbito de la cultura, hasta el punto de que más de mil personas firmaron una carta dirigida al nuevo Gobierno de la Comunidad de Madrid en la que reclamaban la continuidad "del actual proyecto y dirección de los Teatros del Canal". Bajo el título de Era difícil de imaginar, la misiva calificaba de "libre, vigoroso y accesible" el proyecto que Álvarez-Simó había comandado al frente de la dirección artística del teatro desde octubre de 2017, cuando Alex Rigola dimitió por la actuación policial en Catalunya

"Ha ampliado y mejorado, de manera decisiva, el paisaje artístico de la región", exponían los firmantes en dicha misiva, una valoración basada, según el escrito, en los siguientes ejes: "La presencia constante de grandes nombres de la escena internacional en sus escenarios, la altísima ocupación de sus tres teatros, las producciones de compañías nacionales y el hecho de que se convirtiera en la casa de la danza que esta ciudad nunca tuvo". La carta finalizaba con un reclamo que vienen reiterando, de un tiempo a esta parte, los diferentes actores culturales de la ciudad: el fin de las “injerencias políticas” en los nombramientos de los responsables de la gestión cultural.

Pese a contar con una trayectoria dilatada, algunos le tildaron de "semidesconocida" cuando asumió la codirección junto a Rigola de los Teatros del Canal en julio de 2016. Por aquel entonces Natalia ya había sido comisaria de artes escénicas en el Reina Sofía, trabajó en la Unidad Técnica de Iberescena y coordinó el proyecto A Hundred, un mapa de recursos para la danza contemporánea en Europa, promovido por la Red Europea de Casas de la Danza.

Un cese inmediato

Álvarez-Simó afronta un nuevo reto al hacerse cargo de la dirección del Centro Cultural Conde Duque, una responsabilidad que viene precedida por la repentina destitución el pasado viernes de Isla Aguilar y Miguel Oyarzun. Fue el consejero delegado de Madrid Destino y exsecretario de Estado de Cultura con Íñigo Méndez de Vigo, Fernando Benzo, quien les comunicó que el cese sería inmediato.

Desde el Área de Cultura de Andrea Levy se alegó "enfrentamientos con los trabajadores" y procedieron a dar carpetazo a este asunto. Una justificación que Aguilar y Oyarzun niegan y que han achacado, a través de un comunicado, a una cuestión de "injerencia política":

“La designación de una persona que sustituye un cargo legitimado por concurso público, resuelto antes de tiempo, de manera unilateral, pone a ese profesional en una situación muy delicada, obligándole a entrar en el juego de la injerencia política. Desde nuestro sector debemos fomentar el respeto y la independencia de la Cultura sin entrar en clientelismo, ni en la intromisión partidista en las tareas artísticas. ¿Qué futuro nos espera si colaboramos con estas prácticas?”.